Publicidad

Si una mamá entra corriendo al baño con un pequeño aguantándose las ganas, dale tu lugar 

Vida de mamá
Foto: Pinterest
Foto: Pinterest

Hoy quisiera escribir acerca de algo que me ha pasado últimamente y que realmente me ha hecho sentir muy agradecida por la empatía.  A esas personas que están haciendo fila para el baño y me han visto entrar corriendo con mi bebé, gracias por darnos su lugar. 

 

Mi hija está dejando el pañal, y después de muchos días de traerla con calzones entrenadores en lugares públicos, logramos superarlo y por fin avisa para ir al baño, no importa en dónde estemos. 

 

Eso para nosotros ha sido un gran logro, porque controlar su esfínter es un gran trabajo para ella.  

 

Con esto nos hemos enfrentado a todo tipo de cosas, como pararnos a media calle para que haga en un arbolito, ponerle un pañal de emergencia en medio del tráfico, correr por toda la plaza hasta el baño público, mojarnos el pantalón por abrazarla de “aguilita” para que no se siente en el baño y cargar con dos mudas extras por cualquier accidente. 

 

Y aunque todas son aventuras que se irán superando con el tiempo, también he encontrado mucha empatía en las filas de los baños que están muy concurridos. Como en el cine, en el centro comercial o en el acuario. 

 

A esas personas que nos han dejado pasar cuando entramos corriendo, ¡gracias! No sé si eran mamás, pero el gesto de hacerlo me demostró que aún existe la empatía para con los pequeños, que saben que ustedes pueden aguantar unos minutos más, pero ellos no. 

 

Gracias porque esto es una muestra de humanidad y respeto. 

 

Si estás en la fila y ves a una mamá entrar con un niño que quiere hacer del baño, déjalos pasar, en nombre de todas te lo agradeceremos. 

Silvia Ruiz

Mar, 08/13/2019 - 21:51
Publicidad
Publicidad
Publicidad