Auxilio, mi toddler está destruyendo mi casa 

Toddler
Foto IG: fifo_dad
Foto IG: fifo_dad

Si sientes que una vez que tus hijos crezcan tendrás que remodelar por completo tu casa, déjame te digo algo, no eres la única. 

 

Desde que estaba embarazada me decían que mi casa tendría muchas modificaciones conforme mi bebé fuera creciendo, y vaya que sí, lo primero que hice fue quitar todas las cosas pequeñas y filosas que pudiera agarrar cuando comenzara a gatear. 

 

Después, ya que caminaba, coloqué objetos peligrosos en estantes altos, y broches especiales que se ponen en las puertas para no abrirlas, pero jamás esperé las canas verdes en mi cabeza al ver mis sillones manchados de plumón permanente, las cortinas rasgadas y la mesa abollada por los golpes con los juguetes. 

 

He tenido que trabajar en mi respiración para no gritar cuando veo cómo se manchan mis cosas, por lo que tuve que aplicar cambios drásticos en el hogar, quité de su alcance los plumones permanentes, los limpiadores de colores brillantes y asumí que había peores pérdidas que utilizar papel de baño sin enrollar.

 

Entendí que esto solo es una etapa que en algún momento pasará, comencé a establecer límites muy claros, por ejemplo: “no pintamos en las paredes, aquí hay muchas hojas blancas para cuando quieras colorear”. 

 

Designé un espacio de casa donde mi hija pudiera hacer todo lo que ella quisiera, un espacio donde fuera libre de jugar y yo no me la pasara dándole negativas todo el tiempo.  

 

Su deseo de explorar siempre ha sido más grande, por lo que siguió agarrando las cosas a su paso, pero también se entretenía un buen rato con los cajones llenos de materiales y zonas que compensaran sus ganas de explorar. 

 

También la ayudé a que fuera exitosa en las cosas que aprendía, así como a auto regularse. Los toddlers tienen muy poca consciencia de causa y efecto, por lo que quitar cosas valiosas de su alcance que se rompan o sean las reliquias de la abuela siempre será mejor a estarles diciendo todo el tiempo que lo van a tirar. 

 

Busca que ese espacio tenga materiales que no le vayan a hacer daño, una mesa con una silla de su tamaño para que pueda pintar, repisas donde encuentre libros, así como bloques suaves para que suba y baje. Tapa los contactos con plásticos especiales, asegura los muebles a la pared que pudieran caer en caso de que los escalen, quita bancos o muebles cerca de ventanas y no olvides colocar seguros para que siempre estén cerradas. 

 

Eso sí, hay que tratar de ayudarles a entender que si algo se tira hay que limpiar, si manchamos la pared después habrá que limpiar, así como los sillones, sin enojo pues recuerda castigar a los niños por herramientas que no tienen no les enseña precisamente a hacer las cosas. 

 

Confía en el proceso, poco a poco entenderá la causa y efecto de sus acciones. 


 

Verificado por Karen Zaltzman, Pedagoga especializada en Crianza Consciente

Silvia Ruiz

Jue, 01/02/2020 - 20:44
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz