Las mamás necesitamos un descanso antes de que la maternidad nos rompa en pedazos

Las mamás necesitamos un descanso antes de que la maternidad nos rompa en pedazos

Vida de mamá
Foto IG: thefrenchfolk
Foto IG: thefrenchfolk

Ser mamá es una de las cosas que más me han agotado en la vida, nadie nos va a decir que debemos darnos tiempo excepto nosotras mismas. Necesitamos un descanso antes de que la maternidad nos rompa en pedazos.

 

Ser mamá equivale a tener 2.5 trabajos, no importa si estás en casa o vas a una oficina, es una tarea que jamás termina, no tiene vacaciones, ni fines de semana, mucho menos días libres. Incluso si tienes a tu lado a una pareja que comparta los roles contigo y te ayude en casa, la demanda siempre será más cargada para nosotras.

 

Es normal sentirte agotada y cansada, no sólo físicamente, ésta labor también consume nuestra mente. No estás sola, todas hemos sentido eso, incluso es un un síndrome muy común entre las mujeres.

 

Tal vez las mujeres que ya pasaron por esto y que hoy sus bebés ya son unos pre adolescentes, tienen la sabiduría en sus manos para ayudarnos a pasar ésta etapa que parece un maratón en donde nosotras vamos caminando lento con 500 costales encima de nosotras. Ellas podrían decirnos que nos demos tiempo, que disfrutemos, que tomemos las cosas con más calma y que paremos cada que sea necesario. 

 

Nadie va a llegar a decirte que por favor descanses, que ya hiciste mucho, ni tampoco te regalarán un boleto para irte a la playa sin hijos. Aunque ésa es una de las grandes fantasías que todas tenemos.

 

Y cuando me refiero a nadie, en realidad lo que quiero decir es que si no lo haces tú, los demás no lo harán.

 

Entonces, mamá, te aconsejo que te tomes un descanso antes de partirte.

 

Un descanso de tratar de ser la mamá perfecta, porque si tus hijos están sanos, a salvo, vivos y se sienten amados, ya estás del otro lado.

 

Un descanso de querer tener la casa perfecta y de querer terminar todo de un jalón. Disfruta la calma de tu casa cuando los niños estén dormidos, siéntate en tu sillón y ve tu celular sin la presión de que deberías estar haciendo algo más productivo, porque justo eso es lo que necesitas.

 

Un descanso de querer ir a todas las actividades con tus hijos, de salir corriendo a las clases y tratar siempre de tener juegos estimulantes con ellos. A ellos también les sirve aburrirse de vez en cuando y a ti, un día sin estrés o presión no te caería mal.

 

Un descanso de pensar que tu cuerpo es el peor y que tienes que bajar todos esos kilos que subiste, para volver a sentirte guapa, sexy y a la moda. Porque tu belleza viene de adentro y de tomar los cambios con todo el amor del mundo.

 

Un descanso de pensar todo el tiempo en lo que te gustaría hacer cuando los niños crezcan. Mejor empieza a hacerlo, porque no sabemos si tendremos todo el tiempo del mundo, o las ganas, o las posibilidades, y si hoy puedes, deberías hacerlo.

 

Un descanso de decirle a tu marido todo lo que tiene que hacer y cómo hacerlo, si ellos están dispuestos a ayudar déjalos que se equivoquen y encuentren su forma de cuidar a los niños, te mereces esa hora para descansar mientras ellos son padres. 

 

Un descanso de pensar que eres la peor mamá, porque estás haciendo lo mejor que puedes y estás dando lo mejor de ti para criar a esos bebés.

Silvia Ruiz
Última actualización: Jue, 11/01/2018 - 14:23
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz