La depresión posparto nos puede afectar a todas

Vida de mamá
Foto IG: austinbirthphotos
Foto IG: austinbirthphotos

Después de varios meses me di cuenta que tenía depresión posparto. Pensaba que las ganas de llorar y la soledad eran algo “normal” de los primeros días. 

 

Estaba segura que los baby blues pasarían una vez que me acostumbrara a todo lo nuevo, pero no fue así. Es normal sentir ganas de llorar los primeros días, abrumarte y estar triste o melancólica, pero estos bajones de hormonas y desconcierto debe superarse a los pocos días.

 

Sin embargo, la desolación seguía latente al igual que los episodios de llanto mientras manejaba o al meterme a bañar. Mi cuerpo y mi mente estaban perdidos mientras mi entorno me exigía seguir adelante con todo.  

 

Mi identidad ya no me pertenecía, ni mi tiempo, ni mi cuerpo. Y aunque sentía un gran amor indescriptible y una dicha enorme de ver a mi bebé, por otro lado sentía que me habían quitado un brazo de tajo y sin avisar. 

 

Es es muy difícil, porque nadie habla de esto. Cuando dices que te sientes triste o bajoneada sólo recibes palmaditas en la espalda y consejos vacíos. Frases como: “ponte a hacer otra cosa”, “haz ejercicio”, “ya se te pasará” o incluso otros que desvalorizan completamente tus emociones, que te duelen más porque te hacen dudar si está bien lo que estás sintiendo o si sólo estás siendo exagerada. 

 

Cuando los baby blues no terminan, es decir duran más tiempo de lo normal, se puede decir que hay una depresión posparto. 

 

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la depresión es uno de los trastornos que ocasiona mayor discapacidad en el mundo, y se estima que para el 2020 sea la principal causa de discapacidad en las mujeres. 

 

En México, los casos de depresión son más altos en mujeres los cuales aumentan durante y después del embarazo, de acuerdo con la Secretaría de Salud. 

 

Los síntomas de una DPP (Depresión Posparto) pueden comenzar incluso en el embarazo.

 

Si después de tener a tu bebé muestras algunos de estos síntomas, todos los días, durante la mayor parte del día, por dos o más semanas, será importante acudir con un experto: 

 

  • Sensación de tristeza profunda. 

  • Llanto constante sin razón aparente. 

  • Pérdida de interés en actividades que antes te gustaban. 

  • Dificultad para dormir de noche y mantenerte despierta durante el día. 

  • Pérdida de apetito o consumo excesivo de alimentos, cambio de peso no intencional. 

  • Sentimiento abrumador o de inutilidad, culpa excesiva. 

  • Exceso de energía o exceso de cansancio. 

  • Dificultad para concentrarte y tomar decisiones. 

  • Sensación de que vivir no vale la pena. 

  • Mal humor. 

  • Preocupación excesiva por el bebé. 

  • No preocuparte por el bebé o no lograr cuidarlo. 

  • Evitar ver a otras personas. 

  • Sentir que te cuesta salir de la cama. 

 

Y en una etapa más grave, pueden haber alucinaciones, delirio o ganas de hacerte daño a ti o a tu bebé. Es importante que ante estos pensamientos se busque ayuda de inmediato, pues podría tratarse de una psicosis del posparto. 

 

Seguramente podrías pensar que a ti no te va a pasar, o que no hay razón de estar triste si se supone que es el momento más maravilloso de tu vida, pero la realidad es otra. Muchas mujeres cargamos con esto en silencio por miedo a ser juzgadas. 

 

Sentimos que si decimos que tenemos depresión nos van a tachar de no querer a nuestros hijos, y la culpa se vuelve inmensa. 

 

La DPP es una combinación de factores hormonales, emocionales, genéticos y del entorno, que no se pueden controlar, de hecho esto no es algo que puedas evitar, ni tampoco fue por algo que hiciste. 

 

Si los baby blues ya duraron más de dos semanas, pide ayuda. Si tu hijo ya tiene 2 años y sientes que no has logrado encontrar un balance en tu vida y sigues triste, pide ayuda. Esto no es exclusivo de los primeros meses. Un psicólogo, tu ginecólogo, el pediatra, una experta en terapia posparto o un grupo de ayuda podrían ayudarte, acércate a cualquiera de ellos.

 

No estás sola, no tengas miedo de pedir ayuda, pues entre más visibilidad le demos a esto, más fácil será para las siguientes mamás. 

 

Información sobre posparto verificada por Karen Zaltzman, Pedagoga especializada en Crianza Respetuosa.

Por Silvia Ruiz
Vie, 12/20/2019 - 18:59