Mamás sin nada de tiempo para ellas mismas. La nueva realidad

Vida de mamá
Foto IG: christinaloewen
Foto IG: christinaloewen

¿En qué momento del día haces algo solo para ti? Hacer comida rica no cuenta. 

 

Esta fue la pregunta que mi terapeuta me hizo esta cuarentena. Y es que después de un par de ataques de pánico y un cansancio interminable, me di cuenta que necesitaba ayuda. 

 

No culpo a la cuarentena, la realidad es que desde que nació mi hija, me puse en un segundo lugar en todos los aspectos de mi vida. No he hecho ejercicio por más de 15 días en 3 años, no tengo un estilo con mi ropa y ni siquiera he hecho el intento por irme de compras, subí más de 15 kilos, lo que tiene mi autoestima por el suelo, y comencé a tenerle miedo a todo, incluso a salir de mi casa para ir al parque, - algo que yo pensaba que era normal con todas las mamás-. 

 

Cuando regresé a mi terapia, por zoom claro, lo primero que surgió fue mi incapacidad por descansar y tener momentos solo para mí. Sentía una culpa enorme por meditar en las mañanas o tomar una siesta de 15 min. 

 

En las noches, ya que mi hija estaba dormida, me acostaba a ver una serie y sentía que debía estar haciendo todo menos eso; si me dormía temprano sentía que había perdido al menos 3 horas productivas para limpiar, seguir trabajando o bordar. 

 

Y este pensamiento recurrente de “tener que hacer más / ser más” estaba acabando con mi salud emocional y mental. 

 

Todo esto, de no tener tiempo para mí, es lo que me hace ser una MONPET, “mom with no personal time”, o sea, una mamá sin tiempo personal, y ahora en la pandemia pude ver cómo incluso estando todo el día en casa, no era capaz de darme un ratito. 

 

En la vida normal, solemos tener horarios muy ajustados entre la entrada de la escuela, la oficina, el trayecto, las compras, las clases extracurriculares, las salidas con amigas, la comida con los suegros, etc, que muchas veces nos impiden darnos cuenta que nos hace falta momentos para nosotras, o no nos reflejan tanto esta necesidad. 

 

Pero ahora que pude observarme, vi que el tiempo no me alcanza y que muy pocas veces estoy en el presente, siempre estoy pensando en lo que sigue, en los pendientes que tengo que terminar, en lo que debería estar haciendo. Había días en los que no alcanzaba a bañarme, que comía parada y ni me podía terminar el café tranquila.

 

Y si a esto le sumas que las mujeres tenemos esta creencia sociocultural de ser las que se encargan de los hijos y las labores del hogar, además de trabajar, la carga del día a día se vuelve insostenible.

 

Si tú te sientes igual que yo, trata de tomarte algunos minutos al día solo para ti, para tomarte tu café o tu té tranquila, para regar tus plantas, jugar en tu celular, hacerte un masaje facial o tomar una clase de yoga o ejercicio de alto impacto, pero que lo que sea que hagas estés en el presente y concentrada solo en eso.

 

Una familia es formada por 2 personas, así que también reparte las labores con tu pareja, no te cargues más responsabilidades solo porque eres mujer, haz que el trabajo sea equitativo, para cocinar, hacer el aseo y cuidar a los niños. 

 

Y por último, mímate. Si ya descubriste que te hace falta apapacharte, agenda un momento del día solo para ti, toma responsabilidad de ti misma, el autocuidado es algo que se debe hacer todos los días.

 

Tú eres importante, ser mamá no significa que tengas que abandonarte, al contrario, si tú estás bien física, mental y emocionalmente, estarás disponible para tus hijos de la forma más sana.

 

Silvia Ruiz

Mié, 07/29/2020 - 09:59
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz