El único regalo que quiero para Navidad es que me digan que soy una gran mamá 

Vida de mamá
Foto IG: dearestchildren
Foto IG: dearestchildren

¿Les ha pasado que sienten que no importa lo que hagan, cuánto esfuerzo le pongan a las cosas o lo mucho que quieran hacerlas, algo siempre sale mal?

 

A mi me pasa todo el tiempo, en el trabajo, en las cosas que tengo que hacer en casa y con mi hija, especialmente con ella. 

 

No importa lo que haga, siempre hay algo que me hace sentir que no estoy haciendo lo suficiente, que falta más: una mejor rutina, tener más días de ir al parque, menos leche, más libros, menos películas, menos chocolate, más verduras, más tiempo de calidad. Y conmigo misma la lista podría seguir.

 

Así que este cierre de año lo único que quiero es que me digan que soy una buena madre, no importa si la ropa de mi hija no es blanca reluciente, o si a veces decido darle un chocolate con su comida. 

 

Quiero sentirlo, porque las mamás dudamos constantemente de nosotras mismas, recibimos comentarios que más que ayudarnos nos duelen, miradas que desaprueban lo que hacemos, no importa si somos familia o apenas nos conocemos, y eso siempre pega en el corazón un poquito, aunque nos jactemos de que esas cosas no nos importan.

 

Para mí las palabras de aliento siempre han sido mi lenguaje de amor, de esa forma siento que puedo con todo, aunque me tiemblen las piernas. 

 

Así que esta Navidad, quiero que me digan que lo hago bien, que estoy criando a una niña que, aunque no se parece en nada a mi físicamente, le estoy enseñando los valores adecuados, que está bien alimentada y que no la dejaré traumada, Quiero que me digan que es una gran niña gracias a mí y al trabajo que hago todos los días. 

 

Quiero que cuando me vaya a dormir en la noches y la cabeza me explota de preocupaciones, esas palabras resuenen como una luz de alivio, que vale la pena todo el esfuerzo. 

 

Es algo que deberíamos hacer más seguido, decirnos lo bien que lo estamos haciendo, no importa si lo único que logramos en el día fue preparar un desayuno sencillo que los niños devoraron, o logramos llegar al parque a tiempo y salimos de ahí sin tráfico. 

 

¿Lograste bañarlos? Perfecto. ¿Despertaron a tiempo y salieron peinados? ¡Muy bien! ¿Hoy sólo pudiste hacer sopa de pasta con verduras? ¡Bien hecho! 

 

Hacemos lo que podemos con lo que tenemos, y aunque esas cosas parecieran muy simples, tienen todo el esfuerzo del mundo, así que hagamos la costumbre de decir a otras mamás y a nosotras mismas lo bien que lo estamos haciendo.

 

No duden en decirnos que nos quieren y que nuestros hijos son muy afortunados de tenernos, no cuesta nada y vale mucho. 

 

Por Silvia Ruiz para Naran Xadul 

Silvia Ruiz

Dom, 12/22/2019 - 18:35
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz