El amor más perfecto llega con el primer nieto 

Vida de mamá
Foto IG: thesimplefolk_
Foto IG: thesimplefolk_

Todos los abuelos son diferentes, algunos son jóvenes o muy involucrados, otros son estrictos y un poco más serios, y también están lo que son más viejitos que no pueden jugar mucho, o los que prefieren mantener su distancia. 

 

Cada historia familiar es distinta y en este abanico de personas se dan relaciones diferentes, pero una de las más bonitas es la de esos abuelos que marcan la vida de sus nietos, que no dudan en demostrar el amor que les tienen y darles todo a manos llenas. 

 

Es como si ellos supieran que la vida les dio una segunda oportunidad para hacer las cosas de una forma diferente, como si su existencia se duplicara y se extendiera hasta sus nietos. 

 

Hay un proverbio antiguo que dice que el amor más perfecto llega con el primer nieto, porque los abuelos dan los besos que no le dieron a los hijos y los niños dan los besos que ya nadie le da a los abuelitos. 

 

Tener a los nietos en brazos es volver a sentir el amor verdadero, el que nada pide y todo da como el de los niños que no exigen a sus abuelos, no esperan nada más que estar con ellos, abrazarlos, llenarlos de besos y jugar. 

 

Los nietos regresan la juventud perdida, la importancia de la familia, el calor del hogar, la energía que se había escapado y la ilusión de querer vivir más solo para verlos crecer. 

 

Esto no significa que se quieran más a los nietos que a los hijos, simplemente es un amor diferente, un amor que no tiene más responsabilidades, donde no hay angustia, y cuando hay preocupación también hay más tranquilidad porque ese bebé tiene más personas que lo están cuidando. 

 

En los nietos se vuelve a amar a los hijos, con más intensidad, y para los niños el amor de sus abuelos es infinito.

Silvia Ruiz
Última actualización: Vie, 11/15/2019 - 10:19