Tu bebé responde a las caricias de tu vientre durante el embarazo

Tu bebé responde a las caricias de tu vientre durante el embarazo

Embarazo

Cuando empezamos a sentir los primeros movimientos de nuestro bebé (alrededor de la semana 17-22 de gestación), es imposible resistirse a acariciar nuestra pancita. Esto es normal y con mucha frecuencia podemos ver a las mujeres embarazadas acariciando su barriga.

 embarazada

foto vía:instagram/lu_mulloy


Según las investigaciones, los bebés en el vientre responden a estímulo cuando le hablas y le cantas, desde antes de nacer escuchan nuestras voces y se van familiarizando con ellas.
Algunos investigadores de la universidad  de Dundee en el Reino Unido realizaron un estudio el cual incluía realizar 3 actividades diferentes. Eligieron a 25 mujeres embarazadas que se encontraban entre la semana 21 y 33 de gestación.
Le pidieron a las embarazadas realizar 3 actividades, acariciar su vientre, hablarle al bebé y no hacer nada. Para la actividad de la voz eligieron a 8 mujeres y les pidieron que le leyeran un cuento a su bebé en voz alta.

Para la actividad táctil eligieron otro grupo de 8 mujeres y le indicaron que acariciaran sus pancitas suavemente, para la última actividad le pidieron al resto de las mujeres que colocaran las manos en sus costados, sin realizar nada.
Los resultados revelaron que los bebés respondieron más durante la actividad que implica el contacto. Los bebés con más semanas de gestación respondieron aún más que los bebés de menos semanas, aunque los bebés más jóvenes respondieron muy bien al estimulo también.
En la ecografía se podía ver como los bebés con mayor cantidad de semana gestacional se movían más e incluso se tocaban ellos mismo, con las manos y también hacían movimientos de todo tipo con su boca, en el momento que la madre acariciaban la zona abdominal. Así que ya saben mamitas, acaricien mucho su pancita y tu pareja que lo haga también.


​Por Vida Prenatal para Naran Xadul

webmaster
Última actualización: Jue, 02/08/2018 - 14:55
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz