¿Quieres conocer más a tu hijo? Observa sus dibujos

¿Quieres conocer más a tu hijo? Observa sus dibujos

Vida de mamá

Reconozco que soy fan de los dibujos de mi hijo (aunque sean rayas o cosas sin forma, siento que será el próximo Picasso jaja), pero últimamente he puesto más atención en todo lo que dibuja, ya que a través de los trazos puedo conocer las emociones y los pensamientos más profundos de mi pequeño.
 
El lápiz, pincel, crayola y papel son los instrumentos que usan los peques para expresar sus alegrías, esperanzas, miedos, sus puntos de vista o, simplemente para contar sus experiencias. 

 niños

Foto vía: Pixabay

Un dibujo transmitirá un mensaje fuerte, positivo o negativo cuando observes la repetición de uno o muchos elementos, ya sea el color, la forma o detalles recurrentes. Por ejemplo:
 
1. Dibujar personas muy grandes puede ser un indicador de agresión e hiperactividad.
 
2. Dibujar una persona muy pequeña muestra sentimientos de incompetencia, vergüenza, miedo y depresión.
 
3. Si dibuja la cabeza muy grande, tal vez tenga un gran ego. Ésta siempre debe tener un tamaño acorde con el cuerpo que trace.
 
4. Dibujar ojos grandes puede ser síntoma de que se sienten vigilados o controlados por alguien. Pero dibujarlos con pequeños círculos indica dependencia y superficialidad.
 
5. La intensidad y grosor de las líneas indican el nivel de energía, si están o no tensos.

 niños

Foto vía: Pixabay

Con los dibujos podemos darnos cuenta de su desarrollo social, emocional, físico e intelectual, de acuerdo con un estudio de la Islamic Azad University, Toyserkan Branch.
 
La clave para conocer lo que dicen los dibujos de los niños es mirarlos como un todo. Por eso es importante que nosotros como padres aprendamos a preguntar sobre lo que dibujan.
 
Además, este interés motivará al niño a seguir dibujando y a ser más expresivo con sus emociones y pensamientos.
 
Fuente: Islamic Azad University, Toyserkan Branch

webmaster
Última actualización: Mié, 02/07/2018 - 17:05
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz