Jamás le digas a tu hijo: Ya no te quiero

Jamás le digas a tu hijo: Ya no te quiero

Vida de mamá
Instagram/taniariveral
Instagram/taniariveral

Parece que tu hijo planeó todo para portarse peor que otros días, no te obedece y aunque le repitas mil veces que no lo haga, él entendió que sí… ya recurriste a todo y la desesperación puede orillarte a decir esas crueles palabras: “Ya no te quiero”, o “si sigues comportándote así, ya no te voy a querer”.
 
Como adultos nos parecería una frase más, pero a un niño le llega al alma, al corazón, al subconsciente y, por ende, al autoestima. No hay que olvidar que para tu hijo, todo su mundo eres tú, eres su guía, en quien confía y quien lo protegerá siempre.

 

​Tu hijo te ama incondicionalmente, si estás de buen o mal humor, si le compras el juguete o no, si juegas con él o no… Si como papás le empezamos a decir un “Ya no te quiero, porque te portas así”, sólo estamos enseñando que en lugar de ser incondicional, el amor es condicional.
 
Le estás enseñando que el amor le ayudará a obtener cosas que desee y que puede darse o negarse de acuerdo a sus intereses, o peor aún, tendrá que ceder a muchas cosas para mantener a la gente a su lado.
 
Esa falta de confianza, inseguridad y el temor de perder el cariño de las personas que lo rodean, podría hacer que no haga caso a sus necesidades y deseos, y empiece a complacer a los demás para tenerlos cerca de él.
 
Una forma de evitar esta situación es que cambies un “Ya no te quiero”, por un “mejor puedes hacer esto y te divertirás más”. Es decir, cambia tu lenguaje en positivo, respétalo como ser humano y te sorprenderás con su cambio de actitud.
 
Jamás mezcles el amor con el comportamiento, no lo ofrezcas como recompensa, al contrario, enséñale que es algo inamovible, que siempre estará ahí. Hagan lo que hagan jamás cambiará ese sentimiento. 

webmaster
Última actualización: Vie, 02/02/2018 - 12:16
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz