Por qué los bebés no necesitan ser entrenados para ir al baño 

Por qué los bebés no necesitan ser entrenados para ir al baño 

Crianza consciente
Foto IG: eliana_montoya
Foto IG: eliana_montoya

 

Te dejo algunas razonas por las que los niños no necesitan ser entrenados para ir al baño y qué hacer en lugar de esto. 

 

Los niños no necesitan ser entrenados para aprender a ir al baño solitos, lo que necesitan son papás al pendiente, comunicativos y comprensivos para que lo acompañen durante el proceso de aprendizaje, el cual es distinto en cada peque. 

 

Janet Lansbury, experta en crianza, comparte en su sitio 3 razones para no hacerlo, así como alternativas para llevar este proceso de la forma más respetable y positiva para todos. 

1. Es innecesario. 

Janet dice que no necesitamos otra tarea más como mamás, ni el estrés de llevar un entrenamiento riguroso, batallar con la resistencia de los niños y la frustración de las fallas, cuando solo podemos dejar que se de por sí solo y el proceso fluya sin tener que estar encima de los niños mientras ellos están aprendiendo. 

2. Es riesgoso. 

La experta en crianza dice que cuando los niños se sienten presionados con una agenda rigurosa para ir al baño, obligados la mayor parte del tiempo, tienden a poner más resistencia, lo cual es contraproducente pues en lugar de avanzar puede haber un retroceso en su desarrollo incluso si ya están en edad de dejar el pañal. 

Magda Gerber, coach de crianza, dice que hay 3 tipos de señales para que los niños comiencen a dejar el pañal y hagan del baño en la nica o la taza. 

- Física. Hay control de esfínteres de su vejiga e intestinos. 
- Cognitiva. Los niños saben cuando tienen que hacer pipí o popó y están al tanto de cómo es el proceso. 
- Emocional. Están listos para dejar atrás una situación con la que están cómodos y familiarizados, como hacer del baño cada que lo deseen. Así como despedirse del pañal, el cual perciben como parte de ellos. 

Esta última es la más importante y la más delicada, en la etapa de preparación emocional los niños pueden percibir el plan riguroso de entrenamiento para usar la nica, lo que puede provocar que este gran salto se convierta en lo contrario y el niño comience a retener la orina o las heces, retrasando el proceso natural de aprendizaje desde meses hasta un año y hacer que se avergüencen cada que quieran hacerlo, lo que puede causar costipación y estreñimiento. 

 

3. Los niños merecen tener este logro 


Segun Lansbury, los bebés de 2 a 3 años tienen muy pocos logros que cumplir, pero aprender a dejar el pañal por sí solos es uno de ellos, así que por qué negárselos. No hay nada que les de más confianza y poder que saber que ellos pueden hacerlo solitos. 

 

Entonces, qué es lo que debemos hacer: 

Porque no debes entrenar a tu hijo para ir al baño.
Foto IG: faniwish
​​​​​​
  1. Explícales siempre el proceso de limpieza que haces con ellos, desde que son bebés. Esto lo mantendrá participativo durante las rutinas diarias. En los cambios de pañal, evita hacer comentarios negativos acerca de su cuerpo o el olor de su popó. 
  2. Deja que te vean sentada en la taza, ellos en algún momento querrán hacer lo mismo que hacen sus papás o sus hermanos mayores y que mejor forma que dando el ejemplo. 
  3. No forces a tu hijo a usar la vasinica pero deja los límites claros para que no lo use de juego y lo use como un campo de pruebas. Esta parte debe permaneces libre de luchas de poder.
  4. Pon atención con qué se siente más cómodo, si con la nica o con un asiento que se adapte al excusado y ponlo a su alcance. 
  5. Dale a escoger qué quiere usar, si calzoncitos o pañal. Aunque tus sientas que ya no debe usar el pañal, respeta si su decisión es usarlo. 
  6. Observa cuando tenga ganas de hacer del baño (toca su pañal, junta sus piernas), y pregúntale tranquilamente si le gustaría hacer en su nica. Si dice que no, acéptalo sin alterarte. 
  7. Y lo más importante, confía. Como dice Magda Gerber en su libro "El autoestima de tu bebé", aprender a usar el baño es un proceso que lleva tiempo.

 

"En lugar de presionar o manipular a su hijo a darle golosinas o premios como recompensa especial por algo que aprenderá por su cuenta, confíe en que lo hará cuando esté listo. El respeto se basa en la confianza", explica Gerber. 
 

Silvia Ruiz
Última actualización: Mar, 08/28/2018 - 08:11
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz