Publicidad

A ti mamá, que pasas tus días entre tu bebé y tu niño pequeño

Vida de mamá
Foto IG: Krystalhipwell
Foto IG: Krystalhipwell

Hoy estoy pensando en ti, mamá. En cómo se está multiplicando tu amor mientras abrazas a ese nuevo bebé en tus brazos y ves a tu niño pequeño correr. 

 

Pienso en ti mientras encuentras la manera de organizarte con todo lo nuevo que ha llegado a tu ya ocupada vida. Sí, seguro no sabes cómo lo estás logrando, pero no te preocupes, desde acá vemos que lo estás haciendo con todo el amor del mundo y paciencia. Estás cansada, exhausta, de hecho. Pero dentro de todo ese cansancio aún encuentras una chispa de energía para jugar un poquito con el mayor. 

 

Tu amor por ellos supera cualquier forma, se muestra en los cambios de pañal, uno tras otro. Y mientras cambias a tu recién nacido te das cuenta que de cuánto a crecido el primero. 

 

Esos pequeños momentos son siempre interrumpidos, por un bebé que quiere comer desesperadamente y un niño que acaba de perder un juguete y se ha puesto como su hermano. Corres a darle otros tres, para que te deje al menos 15 minutos de paz mientras amamantas al bebé. 

 

De pronto te sientes una guerrera, tomas aire porque sabes que estás logrando tener todo bajo control con ambos niños, ¡lo estás haciendo!

 

A los 5 minutos, de nuevo tu momento es interrumpido. Tu hijo mayor necesita ayuda, así que con todo y bebé pegado, vas al rescate. Justo es ahí cuando te das cuenta que esos momentos de pasar horas viendo los ojos de tu bebé mientras lo amamantas, han quedado en el pasado y puede que vuelvan en pequeñas dosis.

 

Sé que estos días has tenido más hambre, corres tras uno, alimentas a otro, cambias pañales, duermes, bañas... apenas tienes tiempo para comer algo, comes lo que encuentras, gracias al cielo que hay personas que te llevan comida.

 

Si con el primero sentías que habías cambiado, ahora sientes mucho más. Ya no es tu prioridad bañarte y ponerte tu mejor outfit, tienes que mantener a salvo a dos pequeños. 

 

Día tras día tu confianza ira aumentando y hasta te aventurarás a salir a la calle, ¡con los dos! Hazlo justo después de darle de comer al bebé, pues así tendrás al menos dos horas para hacer tus cosas. Estaciónate siempre cerca de los lugares, baja primero al mayor y no salgas sin carriola. 

 

A ti mamá, que pasas tu días con tu bebé y tu niño pequeño
Foto IG: kristalhipwell

 

Después de todo, de nuevo hay primeras veces que te llenan el alma, la primera vez que el bebé duerme toda la noche, la primera vez que el bebé le sonríe a su hermano o hermana, la primera vez que logras que ambos tomen una siesta al mismo tiempo, la primera vez que te quedas sola con ellos, la primera vez que los dejas encargados o se enferman, la primera vez que juegan juntos o pelean, la primera vez que se ríen juntos.

 

Así que hoy, querida mamá, estoy pensando en ti, porque sé que aveces sientes que nadie te entiende, que estas sola y déjame decirte que habemos muchas que estamos pasando por lo mismo, sabemos lo difícil que es y lo increíble que es al mismo tiempo.

 

A ti mamá, de un niño pequeño y un bebé, déjame decirte que eres maravillosa, eres amada y sobretodo seguiremos alentándote para que continúes haciendo lo que hasta ahora has hecho.

 

Silvia Ruiz

Vie, 07/06/2018 - 09:39
Publicidad
Publicidad
Publicidad