Publicidad

¿Te enojas cada vez que le das pecho a tu bebé o cuando se acerca el momento de la lactancia?

Vida de mamá
Foto: IG @th3littlestavenger
Foto: IG @th3littlestavenger

Es cierto que la lactancia no es fácil, y no nos referimos al hecho de que tienes que cuidar la postura de tu hijo para que se alimente adecuadamente, sino al torbellino de emociones y sentimientos que se generan cuando llega el momento de pegarlo a tu pecho.

 

Para algunas mujeres suele ser algo que esperaban con ansias durante todo el embarazo. Sin embargo, para otras más, representa uno de los momentos más incómodos donde experimentan emociones que jamás imaginaron.

 

Pero, ¿cómo es posible que una mamá sienta algo negativo al darle la leche que ella produce a su hijo? Aunque parezca increíble esta situación, es una realidad y no significa que sea una mala madre o que no quiera a su hijo, simplemente es un proceso natural del organismo.

 

A esta situación se le llama aversión o agitación a la lactancia materna, en el que las mamás que amamantan experimentan emociones y sensaciones negativas como enojo, ira, agitación, irritabilidad, asco, vergüenza o culpa.

 

Otra de las características de este fenómeno es que no todo es emocional, debido a que el simple hecho de tener cerca del pecho al bebé o al usar el extractor de leche, las mujeres tienen una sensación de picazón en la piel.

 

¿Por qué pasa?

Actualmente, se desconocen las causas, aunque se prevé que podría surgir por los cambios hormonales o el cansancio extremo. Sin embargo, esta aversión puede aparecer en cualquier momento de la lactancia; ya sea desde el inicio o en un momento más avanzado; incluso, desde el embarazo.

 

Para cada mamá es diferente, algunas lo experimentan sólo por una ocasión en la lactancia, mientras que otras lo sienten en cada toma o en una toma específica.

 

Un ejemplo de cómo se siente una mamá que tiene aversión a la lactancia es que siente una necesidad de alejar a su bebé de su pecho, mientras está experimentando enojo e irritabilidad, así como picazón en la piel, dolor en el seno o la necesidad de dejar de sentirse tocada.

 

Después de estos episodios llega la vergüenza y la culpa, las mamás pueden sentirse desesperadas y luchan con sus propios deseos que se contradicen (destetar sin querer hacerlo realmente).

 

Algo que pueden hacer las mamás durante este fenómeno es hablar abiertamente con alguien de su confianza o con algún experto en lactancia para que no se genere un problema interno para ellas. El desahogo puede liberar estos sentimientos que suelen ser pasajeros (por un día o una semana). También pueden buscar alguna distracción como leer un libro, cuando ésta aparece.

 

Breast Feeding Aversion

https://kellymom.com/bf/concerns/mother/breastfeeding-nursing-aversion-…

Naran Xadul

Dom, 02/02/2020 - 09:20
Publicidad
Publicidad
Publicidad