Mis deseos de fin de año para las mujeres de mi vida

Vida de mamá
Foto: IG@native_mamma
Foto: IG@native_mamma

Deseo que el 2019 te haya dejado un poco despeinada.

Más sabia y más bruja. Más suelta y menos aferrada al deber ser.

Deseo que no te hayas perdido el delicioso placer compartido de cuando cruzas la mirada con alguien que adoras, mientras se ríen juntos a pierna suelta.

Deseo que te hayas puesto a jugar con tus niños y en realidad hayas jugado; panza al suelo, celular abandonado y sin que importe que se ensucie de tierra el pantalón.

Deseo que hayas podido ver la herida abierta del que te intentó herir y que la compasión se haya apoderado de tu mirada.

Que las mentiras hayan sabido a mentira desde el primer bocado, que como diría Sabina, no te hayan dormido con cuentos de hadas y que ser valiente no haya salido tan caro.

No quedarse anclado en el pasado. –Eso sí es de valientes– Levantar la cabeza, coser heridas y seguir.

Deseo que en tus mañanas más frías y duras –porque nadie nos salvamos de esas mañanas friísimas– siempre haya valido la pena salir de la cama;

Por la taza de café caliente, para sumergir la nariz en el dulce olor a dormido de tu bebé, por escuchar esa canción en el radio que te sigue enchinando la piel, para terminar un trabajo bien hecho o para escuchar la risa de tus hijos. No importa la razón, pero deseo –que siempre, siempre– haya valido la pena abandonar esa cama y levantarse.

Deseo que 2019 te haya dejado más curiosa e intensa. Que te hayas vuelto estrella de azar.  –Cuanto amo ver cómo iluminan el cielo esas personas-estrellas que brillan, crean, hablan sin parar, se arriesgan, conectan con otros sin barreras y no tienen miedo de desbordarse.

Deseo que te quedes donde te cuidan, te construyan y te apapachen, donde te crezcan flores en la piel e ideas en todas tus ramas. Donde sientas que las horas pasan lentas. En donde te hagan brillar los ojitos y te miren como si fueras magia, -porque lo eres.

Deseo que el fin del año te encuentre abierta de brazos, con la panza llena pero con un huequito extra.

Deseosa, satisfecha y agradecida, de descubrir y recibir todo la magia que aún está por llegar a tu camino.

Por Sandy Bleiberg para Naran Xadul

Sandy Bleiberg
Última actualización: Mié, 12/25/2019 - 08:48