A mi esposo: Este no es el cuerpo del que te enamoraste

A mi esposo: Este no es el cuerpo del que te enamoraste

Vida de mamá
Foto IG: thefrenchfolk
Foto IG: thefrenchfolk

"Este no es el cuerpo del que te enamoraste". Le dije a mi esposo.

 

El cuerpo del que se enamoró era tonificado, tenía músculos, no había estrías en mi panza, ni en mis pechos, no tenía un espacio por la separación muscular.

 

El cuerpo del que se enamoró cabía en jeans apretados, podía entrar en una tienda, comprar cualquier tamaño y salir, sabiendo que quedaría bien. Este cuerpo de ahora no podría comprar en esas tiendas, y casi siempre usa leggings. El cuerpo de él se mantuvo igual, pero el mío cambió en todos los sentidos. Esto no es justo.

 

Me quedé frente a él, exhausta y rota, las lágrimas brotaron de mis ojos, "este no es el cuerpo del que te enamoraste".

 

Él dijo: "Tienes razón, no es el cuerpo del que me enamoré".

 

En cambio, es un cuerpo que permitió crecer a nuestros hijos, alimentó a nuestros hijos, consoló a nuestros hijos, creó vida. Me enamoro de tu cuerpo cada día.

 

No sabía qué era el amor hasta que vi este cuerpo y descubrí todo lo que podía hacer, así que gracias."

 

No te avergüences de lo que tienes, o de cómo luce tu cuerpo de mamá, hay mucho tiempo para dejar de comer pastel en el futuro, por ahora, disfruta los momentos que tienes, y disfruta el hecho de que haz hecho algo que vale cada estría y cada hoyuelo.

 

Si necesitabas un recordatorio, este es, este cuerpo que tienes ahora, vale cada pedacito de amor y más.

 

Escrito por Laura Mazza - a mum on the run

Silvia Ruiz
Última actualización: Mar, 10/09/2018 - 20:07
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz