A mi esposo: dentro de este caos de criar hijos pequeños, te noto y te estoy amando.

Vida de mamá
Foto: IG @native_mamma
Foto: IG @native_mamma

Casi podríamos hacerlo con los ojos cerrados, la rutina diaria está instalada en nosotros. Prisas, escuela, trabajo, actividades extraescolares, doctores, festivales, terapias, etc.; así interminablemente. A decir verdad, lo hacemos tan bien que olvidamos darnos cuenta de ello y decirlo. Agradecernos, felicitarnos y, ¿por qué no?, darnos un masaje de relajación, es algo que deberíamos incluir en nuestra rutina. 

 

Por eso hoy quiero darte las gracias y reconocer en tí a ese súper héroe silencioso. Debes saber que, aún cuando tuve un día muy complicado en el que el estrés se apoderó de mí, las horas de siesta fueron solo una vaga idea y pareciera que la comida la preparé para estar intacta sobre la mesa, y llegas y sólo sé responder con una cara de hartazgo, te estoy amando. 

 

Estamos tan concentrados en lo que debemos hacer, en nuestros hijos, en el trabajo, en las cuentas por pagar y en los compromisos, que olvidamos darnos tiempo para nosotros, pero sábelo, en cada uno de esos momentos te estoy amando. 

 

Es difícil tener una buena cara o saber regalar una palabra agradable cuando nuestros hijos me han colmado la paciencia y me hacen dudar de si soy una buena madre para ellos, el corazón me explota. Siento mucho no poder verbalizarlo en esos momentos, pero créelo que en cada uno de ellos te estoy amando.

 

La crianza es, definitivamente, retadora e imponente y si cada día logramos comenzar de cero es porque nos estamos amando, porque al principio éramos sólo dos personas que decidieron hacer trascender su amor y tomar este complicado pero hermoso camino juntos. Ahora somos como una expedición espacial con dos capitanes en proceso de aprendizaje, muchos retos por superar y un montón de aventuras del tercer tipo por vivir. 

 

Naran Xadul
Última actualización: Jue, 09/19/2019 - 09:26
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz