Los niños que se meten en la noche a la cama de sus papás serán adultos inteligentes y seguros de sí mismos

Los niños que se meten en la noche a la cama de sus papás serán adultos inteligentes y seguros de sí mismos

Vida de mamá
Foto IG: chasingthesummerfields
Foto IG: chasingthesummerfields

Seguramente has despertado por culpa de una rodillita encajada en las costillas. Son las 4 de la mañana y tu hijo salió de su cama para escabullirse entre mamá y papá.

 

De acuerdo con una investigación realizada por Attachment Parenting Internacional, una organización social, hay muchos beneficios a largo plazo cuando los niños se meten en la cama de sus papás en la noche. Autoestima y confianza en sí mismos son las cosas que los niños desarrollarán de adultos, además de ser más inteligentes, ya que dormir cerca de los papás ayuda a desarrollar el sistema nervioso.

 

El estudio encontró que los niños de 0 a 5 años que duermen cerca de sus papás tiene un autoestima más elevado, así como menores niveles de ansiedad. Incluso encontró que los niños que nunca han dormido con sus papás tenían más dificultades para controlarse a sí mismos, hacían más berrinches y eran más miedosos.

 

Aunque no hay estudios que comprueben que haya algo negativo en compartir la cama con tus hijos más grandes, una vez que se instalan en sus habitaciones y camitas, que regresen de vez en cuando a la cama de los papás no es para nada algo malo.

 

Sin embargo, los papás que fuman o toman bebidas alcohólicas podrían poner en riesgo la vida de sus pequeños en el colecho, así como la estructura de la cama o si hay cobijas gruesas con las que podría quedar totalmente cubierto y quedarse sin aire.

 

Cuando los niños son pequeños, es decir desde recién nacidos hasta la edad de 2 o 3 años, dormir en la misma cama o en la misma habitación trae también muchos beneficios tanto para la mamá como para el bebé. Facilita la lactancia, el contacto piel a piel y un mejor sueño.

 

Aunque muchos piensan que los niños que se quedan  con papá y mamá no querrán después irse a su habitación, naturalmente lo harán, mientras tanto disfruta los momentos en que quieren estar ahí, acurrucados, en el calor de la cama grande y recargando energías, y recuerda que su seguridad y autoestima en el futuro no se verá afectada.

Silvia Ruiz
Última actualización: Jue, 05/09/2019 - 22:12
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz