Ir a la playa mejora nuestra salud emocional, según un nuevo estudio

Ir a la playa mejora nuestra salud emocional, según un nuevo estudio

Vida de mamá
Foto IG: Krystalhipwell
Foto IG: Krystalhipwell

Con la temporada de frío entrando por la puerta, quisiéramos irnos a la playa casi cada fin de semana y la neurociencia nos da más razones para irnos cada que podamos pues mejora nuestra salud emociona, según un nuevo estudio.

 

Un estudio realizado por el censo inglés y publicado en la revista Health Place reveló que pasar tiempo en la playa nos ayuda a tener una buena salud física y mental.

 

Esa sensación de paz y tranquilidad que la mayoría de las personas sentimos cuando vamos al mar, se conoce como “espacio azul” o “mente azul” y es gracias al paisaje, el olor y las sensaciones en el cuerpo con la arena y el agua del mar.

 

No solo te ayuda a relajarte y a desconectarte de la vida tan ajetreada, el estudio reveló que las personas que viven en la costa tienen mejor salud que los que viven en la ciudad, y los que tienen una vista al mar, se sienten más tranquilas.

 

Lo mismo pasa cuando vas con frecuencia a la playa, tu cerebro en automático se siente más feliz, relajado y revitalizado. De ahí que muchos sintamos la necesidad de ir.

 

En España, ir al mar se ha convertido en una terapia llamada talasoterapia, definida así por la Sociedad Española de Hidrología Médica y se trata de utilizar el entorno marítimo y el agua del mar para tratar enfermedades reumáticas, traumatológicas, dermatológicas, del sistema respiratorio o del sistema venoso y linfático, entre otras. Esto se hace muchas veces en centros especializados de la mano de expertos, pero ir a la playa con frecuencia podría tener resultados favorecedores en la salud.

 

Beneficios inmediatos de ir a la playa que incluso también son para tus hijos:

 

Dormir mejor y relajarnos: El ambiente húmedo del mar aumenta los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, lo que baja los niveles de ansiedad. Además con todo el ejercicio que se hace con la natación y los juegos en la arena, los niveles de oxigenación aumentan, mejora la circulación y después de un baño, hasta la persona con insomnio cae en seguida en un sueño profundo. Y los niños, duermen como angelitos.

 

Mejorar las articulaciones con los paseos en la playa: Esta caminata tiene más beneficios de lo que te imaginas. Los pies en la arena y la poca ropa ayuda a que la piel se regenere, sobretodo las plantas de los pies. Las articulaciones de la rodilla, tobillo y cadera se mejoran y si vas mojándote los pies con el agua del mar, el cuerpo se refrigera.

 

Masaje muscular con las olas: El golpeteo de las olas ayuda a relajar los músculos ya que funciona como masaje.

 

La brisa marina ayuda al sistema respiratorio: el aire de la playa tiene un efecto aerosol en la nariz, por lo que ayuda a descongestionar y a expulsar los mocos. Además el yodo que hay en el aire ayuda a regular la tiroides. El aire del mar ayuda a mejorar la respiración y previene de enfermedades.

 

Aumenta la creatividad: El espacio azul ayuda a despejar la mente y ayuda a darle solución a problemas que estaban estancados, pues ver el mar, escuchar las olas y respirar profundo ayuda a meditar y a conectarte contigo misma. Con niños es difícil tener momentos largos de relajación pero con 5 minutos es suficiente. Esto además ayuda a alivianar sentimientos como depresión o ansiedad.

 

Una razón más para visitar la playa más veces.

 

Fuente: El País

Silvia Ruiz
Última actualización: Mar, 12/18/2018 - 12:16
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz