Cuidemos a nuestras niños de la violencia digital

Vida de mamá
Foto: IG @lauries_little_ones
Foto: IG @lauries_little_ones

La violencia tiene muchos matices y sabemos bien que un moretón, un hueso roto, la hinchazón de un golpe o cosas mucho peores, son evidencia externa que representan bien poco las cicatrices internas que, lamentablemente, algunas mujeres cargan de por vida (si es que “corren con la suerte” de sobrevivirlas).

 

Pero la violencia no pasa solamente en el mundo físico. Hay un montón de conductas agresivas que pasan en Internet. Aquí describo algunas: 

 

  • Grooming: este fenómeno se refiere al cortejo que hacen los depredadores sexuales a través de redes sociales, foros o chats de mensajería instantánea, para preparar un encuentro físico. Escalan poco a poco: simulan tener intereses en común con la víctima, generar una “amistad”, ganar su confidencia para sacar información e, incluso, comenzar a pedir (y mandar también) fotografías y videos sexuales y de desnudos. A veces llegan a amenazar si no obtienen lo que quieren. Su objetivo final es conocer físicamente a la víctima para tener un encuentro de tipo sexual. 

 

  • Sexting: es el envío de mensajes, fotos o videos de contenido personal, erótico y sexual, a través de chats o redes sociales. Para que nos demos una idea, en 2016 México fue el primer lugar de Latinoamérica: 4 millones de niños, entre 12 y 16 años, reconocieron en una encuesta echa por el INAI que enviaron o reenviaron fotos suyas desnudos o semidesnudos. 

 

  • Packs: son una evolución del sexting y son paquetes de fotografías y videos con contenido sexual que los adolescentes se intercambian. El peligro, además, es que una vez que se comparten, está fuera de control saber hasta dónde llega, y a manos de quién, todo ese contenido. 

 

  • Cyberbulling: cuando un niño o adolescente es molestado, amenazado, acosado, humillado o avergonzado a través de chats, redes sociales, foros, etc. por mensajes, publicaciones ofensivas, amenazas, supuestas encuestas de popularidad. 

 

No nos confundamos con el espejismo de que, por tener a nuestras niñas físicamente en casa, están 100% seguras. Darles un celular o una tableta sin supervisión es como dejarlas solas en la calle. Por supuesto que estos peligros no son exclusivos de las niñas, también les pasa a los niños. Como mamás tenemos que incluir dentro de nuestra crianza el mundo virtual. Acompañar a nuestros hijos. Poner límites. Enseñarles a utilizar Internet con sentido y con propósito. Con responsabilidad. Con seguridad.

Para más consejos de tecnología y familia, visítanos en theparensnetwork.info

Por Elisa Nájera para Naran Xadul.

Por Naran Xadul
Vie, 03/06/2020 - 05:40