Cómo seguir con la lactancia aunque tengas que regresar a trabajar

Vida de mamá
Foto: IG @native_mamma
Foto: IG @native_mamma

El regreso al trabajo después de convertirte en mamá genera muchos sentimientos encontrados. Aunque te emociona regresar a tu lado profesional, no quieres despegarte de tu bebé por el vínculo que has creado con él; sin embargo, hay una pregunta que da vueltas por tu cabeza frecuentemente: ¿podrás continuar con la lactancia si regresas a trabajar?

 

Sin duda, la respuesta es ¡SÍ! No tienes que dejar de alimentar con leche materna sólo porque se acabó tu licencia de maternidad, sólo tienes que organizarte y poner en práctica algunas recomendaciones para que tu hijo siga disfrutando de todos los beneficios de la lactancia.

 

1. Aliméntalo antes y después del trabajo

Carga y alimenta a tu bebé antes de salir al trabajo, así lo dejarás satisfecho. Del mismo modo, una vez que regreses a casa, ofrécele o dale el pecho las veces que él te lo pida. Sólo así mantendrás el nivel de leche materna.

 

2. Extrae leche en el trabajo

Puedes adquirir un extractor de leche manual o automático como NaturallyMe de Chicco, para agilizar el proceso, debido a que te ayudará a extraer la leche con tranquilidad y comodidad, así como a estimular la producción de leche.

 

Para lograrlo sólo tienes que elegir un lugar cómodo, con buena ventilación y que te haga sentir relajada. Lo ideal es que extraigas la leche en los horarios que acostumbraba tu hijo a alimentarse o cada tres horas, a fin de mantener el mismo nivel de producción.

 

Recuerda lavarte las manos muy bien antes de sacar la leche, así como tener en cuenta algunas medidas para mantener en buen estado la leche como: bolsas especiales para almacenar la leche extraída o recipientes estériles, y contar con un refrigerador para conservarla.

 

 

Foto: Chicco

Foto: Chicco

 

3. Extrae la leche en casa

También es necesario que crees tu propio banco de leche, por lo que puedes extraer la leche en casa. Es importante poner etiquetas con la fecha de extracción; recuerda que tienes entre 6 y 12 meses para usarla.

 

4. Compra biberones que tengan un diseño muy parecido al pezón

Para darle la leche materna a tu bebé, necesitas biberones que tengan tetinas de silicón muy suave, con un diseño muy parecido a tu pezón, para que tenga una toma tranquila. Así mismo, verifica que tengan válvulas anticólicos para que lo protejan de cólicos, reflujo e irritaciones, como los biberones NaturalFeeling, que puedes encontrar aquí.

biberones/ Foto: Chicco

Foto: Chicco

 

5. Aprovecha tus días de descanso para amamantarlo

Esos días que no vas a trabajar y que estás con tu hijo todo el tiempo son ideales para que lo amamantes las veces que sea necesario, así mantienes el vínculo con tu pequeño y no tendrás dudas si es baja o normal tu producción de leche.

 

Es importante que tengas en cuenta que la seguridad y la confianza que tengas en ti misma son las llaves del éxito para que combines con éxito la lactancia y el trabajo. Recuerda que al tener las herramientas necesarias como el extractor y los biberones, será más fácil el proceso y le seguirás otorgando los beneficios de la leche materna a tu hijo.

Fuente: UNICEF, Alba Lactancia Materna, Raising Children

Naran Xadul
Última actualización: Mié, 03/20/2019 - 08:23
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz