Amamantar a tu bebé mientras lo vacunan hace que sienta menos dolor según la OMS

Recién nacido
Foto: IG @charlieandmarlow
Foto: IG @charlieandmarlow

Cuando piensas que no puedes maravillarte más por los beneficios de la lactancia materna, aparece la Organización Mundial de la Salud y anuncia que amamantar a tu bebé mientras lo vacunan le causa menos dolor.
 

Simplemente ¡Es increíble! Porque nos permite controlar un poco la angustia que sentimos cuando nuestro bebé llora al ser vacunado, aún sabiendo que es por su bien y que las vacunas también son parte de nuestra demostración de amor.

 

Pero, ¿por qué los bebés lloran menos y sienten menos dolor cuando están tomando la leche materna?

 

Es muy sencillo, la lactancia es un analgésico natural y muy eficaz porque aumenta la oxitocina, una hormona relacionada con la relajación, la reducción del dolor y la sensación de bienestar.

 

Es decir, gracias a la oxitocina se reducen los niveles de estrés, por lo que los bebés se mantienen relajados física y emocionalmente, y por ende, se reducen las sensaciones de dolor.

 

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Ottawa y el Hospital de Niños del Este de Ontario, los bebés que fueron amamantados mientras eran vacunados lloraron 38 segundos menos que los bebés a los que no amamantaron durante la aplicación de las dosis, así mismo, se mostraron más tranquilos, es decir, no se movieron tanto como para impedir la inyección.

 

Por esta razón, la OMS se encarga de elaborar un documento para promover la lactancia durante la vacunación, ya que los expertos de la organización aseguran que “todos queremos que los niños se sientan tranquilos cuando los vacunemos”.

Foto: Vacuna

Si quieres proteger a tu hijo contra la meningitis meningocócica, una enfermedad que afecta sobre todo a niños menores de cinco años, lo ideal es  que le apliquen la vacuna. En México no es obligatoria, pero, ¿sabías que la vacuna es segura y tiene una eficacia del 86.4% al 100%? 
 

Además, dar el pecho a los lactantes durante la vacunación o inmediatamente después, brinda otras sugerencias para que ésta se desarrolle lo más tranquila y rápida posible, tales como:

 

1. El personal que lleva a cabo la vacunación debe estar bien informado y tener una actitud calmada y cooperativa. 
2. Es importante tener en cuenta la edad del pequeño para colocarlo correctamente. Si se trata de un lactante o niño pequeño, es conveniente que les sostenga la persona que les cuida; para el resto de pacientes, lo más adecuado es sentarse con la espalda recta.
3. Cuando se inyecten varias vacunas de forma secuencial en la misma visita, deben administrarse de menor a mayor posibilidad de causar dolor.
4. La persona que cuida del niño debe estar siempre presente durante y después de la inyección. 
5. Se recomienda distraer a los niños menores de 6 años con un juguete, un video o música.

 

Así que empecemos a integrar la lactancia materna en una nueva cultura de vacunación, para que así los niños tengan todas sus vacunas, sin que las mamás nos sintamos angustiadas o preocupadas por el dolor que puedan experimentar los pequeños.

 

 

 

Naran Xadul
Última actualización: Mié, 09/25/2019 - 08:35