A ese papá que no estaba listo para ser papá, pero que está haciendo su mejor esfuerzo 

Papás
Foto IG: fifo_dad
Foto IG: fifo_dad

Tal vez la paternidad te llegó sin planearlo, cuando apenas estabas disfrutando los frutos de tu trabajo o cuando empezaba tu matrimonio. 

 

No eres el único. Muchos han tenido que hacerse padres de la noche a la mañana en un estado de coma por no aceptar la realidad, mientras sus esposas comenzaron a sentir la maternidad desde la primera náusea. 

 

Quizá te tomó mucho tiempo entender tu rol de padre, abrazarlo  y ejercerlo sin sentir todo el tiempo que una parte de tu vida había sido arrancada de tajo, sin aviso y de forma cruel. 

 

Tus hijos te han quitado el tiempo con tu esposa, tu dinero, tu energía, pero seguramente te han dado más de lo que has perdido, y ni siquiera podría ser una pérdida, simplemente tomaron otro nivel de prioridad. 

 

Eres valiente y eres un buen hombre por no haber corrido a pesar de saber en el fondo de tu corazón que no estabas listo. 

 

Es bien cierto que el amor de un padre comienza cuando ve a su bebé, a diferencia de nosotras, por lo que enamorase de sus hijos les toma más tiempo. 

 

Ves a tu esposa dedicarse en cuerpo y alma a ese ser pequeñito mientras la atención que antes era para ti ya no existe, mientras ella te dice que pueden tener momentos juntos si la ayudas, y mantienen esa discusión por meses. 

 

Tienes que empoderarte, ser el papá que siempre quisiste tener, darle lo mejor a tus hijos, porque aunque no los esperabas en ese preciso momento, ya están aquí y tienes que hacer lo mejor que puedas.

Silvia Ruiz
Última actualización: Lun, 07/22/2019 - 23:23
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz