Tu bebé entra a la escuela. 6 tips para disminuir su ansiedad por separación

Tu bebé entra a la escuela. 6 tips para disminuir su ansiedad por separación

Vida de mamá

El primer día de clase, y hasta el primer mes puede ser un proceso difícil para un niño. Imagina que toda tu vida has estado pegado a alguien y de repente te separan de él para meterte en un lugar nuevo con personas que nunca habías visto.
Seguramente te sentirías inseguro y con mucho miedo.


Pues eso es lo que siente tu hijo y aunque es un proceso normal y necesario que lo hará crecer, es entendible que el  corazón se te haga chiquito cuando lo tengas que dejar llorando en los brazos de su nueva maestra.
Por eso hablamos con una especialista que nos dio varios consejos para darle seguridad a tu pequeño y así hacer que todo el proceso no sea una tortura.

 niño

foto:instagram/burstbrisplease

1. Trata de no anticipar demasiado porque el tiempo en los niños pasa más lento y la espera puede aumentar su ansiedad. Así que no le hables al respecto desde meses antes. Con unos cuantos días es más que suficiente.

2.  Ayúdale a anticipar con un librito personalizado sobre qué esperar. Cuál será la rutina antes de ir a la escuela, que actividades va a realizar en el salón y siempre enfatiza que siempre regresarás por él. Saber qué esperar incrementará su confianza.

3. Crea una despedida y un saludo que repitas todos los días así aprenderá que siempre regresarás por él.

4.  Confía y transmítele confianza en que se queda en muy buenas manos. Si sientes que está en peligro le transmites lo mismo .

5. Tómale una foto del primer día con un letrerito y recuerda el último día de clases también tomarla. Verás que rápido pasa el tiempo y él se sentirá emocionado de comenzar algo importante.

6. Llévalo contigo a comprar y escoger sus útiles escolares o uniforme. Lo harás sentir más en control sobre las cosas.

Comienzos Conscientes de Karen Zaltzman  para Naran Xadul

webmaster
Última actualización: Mar, 02/06/2018 - 16:24
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz