Posiciones correctas de la lactancia para que no te cause dolor

Posiciones correctas de la lactancia para que no te cause dolor

Vida de mamá

Después del parto, otra experiencia difícil de convertirme en mamá fue el inicio de la lactancia. Durante los primeros días a mi hijo le costaba tener un buen agarre, y esto ocasionaba que mis pezones se agrietaran e incluso sangraran. Todo esto se debía a que no tenía una posición correcta para amamantar.
 
La verdad es que pensé que sería muy fácil, pero no lo fue. La pediatra de mi hijo fue la que me ayudó a superar esta crisis, me enseñó las posiciones adecuadas. Una vez que mi hijo y yo logramos acomodamos, el dolor, las lágrimas, el agrietamiento y el sangrado desaparecieron. 

 mama

Como no le deseo esas sensaciones a nadie, a continuación les comparto posiciones correctas para la lactancia, de acuerdo con la Leche League International, organismo avalado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU).
 
1. De cuna
 
Siéntate en un sillón o silla cómoda que tenga donde apoyar los brazos. Carga a tu bebé en tu regazo de forma que su cara, estómago y rodillas queden frente a ti. Para una mayor comodidad puedes colocar el brazo inferior de tu bebé debajo del tuyo (por tu axila).
 
Es importante que sostengas la cabeza del bebé en la curva de tu brazo, y con tu antebrazo sostener el cuello, espalda y pompis de tu peque.

 lactar

2.  Cuna cruzada
 
Carga a tu bebé de lado, pero apoya su cabeza sobre una almohada, así será más fácil que quede a la altura de tu pezón. Con una mano sostén la cabeza de tu pequeño (apoya los dedos  pulgar e índice detrás de las orejas y el cuello, mientras que tu palma le da soporte a sus omóplatos) y con la otra tu seno. Los cojines o almohadas deben dar soporte al cuerpo de tu peque.

 lactar

​4. Acostada de lado
 
Es muy cómoda, sobre todo en las noches. Acuéstate de lado junto con tu bebé, colócalo a la altura del pezón y ponle una almohada detrás de la espalda. Tú también puedes colocarte un cojín detrás de ti para estar más cómoda. Acuna a tu bebé con tu brazo.

 lactar

Para retirar el seno de la boca de tu hijo, basta colocar un dedo entre la boca y la areola, así dejará de succionar y evitarás los tirones.
 
No olvides que entre cada lactancia, debes limpiar tus pezones (pues la baba de tu hijo puede irritarlo o agrietarlo) y lubrícalo con un poco de leche materna.
 
Al principio puede ser difícil acomodarse, pero una vez que adquieren su ritmo, todo es grandioso y empieza a estrecharse el vínculo entre ustedes.
 
Fuente: Leche League International
 

webmaster
Última actualización: Jue, 02/01/2018 - 15:41
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz