Mi hija me lo enseñó

Mi hija me lo enseñó

Vida de mamá

Me senté por un momento a reflexionar sobre todo lo que creí que sabía y sobre todo lo que ahora sé y puedo afirmar con seguridad que antes de que mi hija llegara,  no sabía nada...

No sabía que existía un tipo de amor diferente, ese amor que ni una misma lo entiende en ocasiones, porque te hace sobrepasar límites,  te hace ser valiente, te hace seguir entregando todo aunque sientas que ya no tienes más para dar.

Aprendí  que puedo, que aunque el cuerpo y la mente estén agotados, el corazón puede seguir para largo, el corazón de una madre o de un padre no se agota jamás.
Aprendí que el miedo a lo desconocido no es mayor al instinto de protección de una madre, sí, nos asustamos porque no sabemos como hacerlo ni que hacer, y ahí estamos, resolviendo nuestros miedos y logrando lo que nos proponemos.
Aprendí a sentir en su máxima expresión, lloré de alegría,  lloré de miedo, lloré  de tristeza y de preocupación,  lloré mil veces, pero  esas mil veces terminaron con una sonrisa porque tenía a mi diminuto ser humano que con su mirada me decía: ¡dale mamá que tu puedes! ¡Y podía!

Me hizo querer ser mejor, simplemente porque sí,  porque tengo alguien que mientras esté  pequeño querrá ser como yo, y por eso me convertí en la mejor versión de mi misma. Me volví más humana, más compasiva, amante de los momentos que te hacen olvidar el preguntar que hora es.

Mi hija me lo enseñó...

 mama

Foto: Lu_mulloy

Texto de Carolina Casal
Facebook:  ​http://www.facebook.com/miniandmoms/?ref=bookmarks 

webmaster
Última actualización: Dom, 02/11/2018 - 15:01
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz