¿Melón o sandía?

¿Melón o sandía?

Vida de mamá
Foto: Vía Pinterest
Foto: Vía Pinterest

¿Para quién resulta más difícil elegir? ¿Para mí como mamá o para mi hijo o hija?

El periodo de vacaciones, el fin de semana, el festejo de cumpleaños, el festival de la escuela… En fin,  una de tantas cosas que he aprendido en mi etapa de madre en estado civil “divorciada”, es que mientras más sana sea la relación de pareja de padres, más saludable también  puede ser la vida de los hijos o hijas que viven esta situación y menos desgaste tendremos cada vez que necesitemos ponernos de acuerdo para compartir el tiempo con nuestros hijos (¡Ojo!, no a ellos, porque son personas, no objetos).  

 

No se trata de "arrinconar" a los hijos y dejar en ellos o ellas el decidir con quién quieren disfrutar algunos de los mejores momentos de su vida (¡Según nosotros, verdad!) pues para nuestros hijos siempre será importante que sus padres estén con ellos aún en contra de su propia voluntad (literal) como cuando atraviesan por la maravillosa adolescencia, por ejemplo.

Si perteneces al clan de  madres divorciadas, te diré algo que tal vez te suene raro: ¡Aprovecha esta oportunidad! Si necesitas arreglar todavía algunas cosas con el padre de tus hijos, ¡No pierdas más tiempo! Regálate y regálale a tus hijos la hermosa oportunidad de sacarle tanto jugo como puedan a melón Y a sandía, tanto que cuando les veas crecer con una mentalidad más abierta, con una visión de diversidad, de aceptación, de comprensión, entre muchas otras cosas,  te darás cuenta que les estás dejando la más valiosa de las herencias, que, según yo, es el hecho de que puedan ver la vida de manera natural, en cuanto a la forma de hacer o deshacer la vida de pareja, porque en la vida real no siempre se vive “felices para siempre”  o “hasta que la muerte los separe”. En la vida real, los sentimientos se pueden transformar y siempre es mejor que nuestros hijos vean con el ejemplo, que hay muchas formas de estar en pareja y de expresar el amor, para cuando ellos decidan vivir su propia experiencia, lo hagan sin buscar hacer justicia a la institución del  matrimonio o sin sentirse culpables si deciden no casarse.

Espero transmitir esta idea con todo amor y respeto: al estar divorciadas, cuanto más liberemos al padre de nuestros hijos, esté vivo o muerto, más los liberaremos de la encrucijada de elegir entre los dos seres que tal vez sean los más importantes en su vida.
 
Por: Natalia Nieto para Naran Xadul
 45 años,  divorciada desde hace 12 años (¿O ya son 13?). Feliz madre de una hermosa joven adolescente.  Profesionista y fiel creyente de que se puede ser una madre feliz, casada, en unión libre, soltera o divorciada.

webmaster
Última actualización: Mar, 02/13/2018 - 10:42