Me declaro culpable...

Me declaro culpable...

Vida de mamá

De ser incapaz de mantener el control sin alzar la voz, de levantarme un día con menos paciencia que el día anterior, por despertar más cansada que cuando me acosté y no querer jugar fútbol contigo y en vez de eso tomarme mi café.

 mama

foto: Instagram/lamamádelbebé

Me declaro culpable, por no haber manejado con inteligencia aquel berrinche.
Por dejarme vencer por aquellos ojos tristes y terminar por ceder. Sintiendo que al haber perdido el control de ese momento, fui una mala madre por no haber hecho lo correcto. Porque ceder es la salida más fácil ante un problema y justo ese día no quería batallar.
Me declaro culpable por haber roto mis propias reglas, Por permitir que me vieras llorar, cuando te dije que era tan fuerte y que yo todo lo podía aguantar, por dejar que vieras lo vulnerable que soy, que también me puedo quebrar por todo y por nada.

De ser la madre que dije jamás iba a ser, aquella que con tal de tener 10 minutos de tranquilidad permite que sus hijos jueguen con su Ipad , aquella que compra golosinas y comida chatarra para que estén tranquilos y así poder leer aquel libro que tanto tiempo desee leer. Si, eso he hecho y por ello me declaro culpable.

De haber arruinado aquel momento tan perfecto cuando por fin los niños durmieron temprano un sábado por la noche y podíamos ver aquella película de acción con una copa de vino y una rica cena que llego a domicilio,
para que, yo, a los 5 minutos… me quedara dormida.

Por tener días en los que deseo que llegue la noche para poder dormirlos, acostarme sin recoger los juguetes que quedaron tirados y poder tener el control de la televisión solo para mí y ver cualquier cosa menos caricaturas o simplemente dormir.

Me declaro culpable por quererlos tanto y aun así sentir que no soy la mejor. De equivocarme tantas veces, de perder el control, de no ser la mama que creí que sería. De exigirme tanto para dar lo mejor de mí, y a veces sentir que lo que hago no es suficiente.

Pero un día inesperado me das el veredicto final con un abrazo y me haces sentir que a pesar de sentirme culpable casi todo el tiempo el juez más importante eres tú, ver tu sonrisa es lo que me hace luchar y tratar de ser mejor para ti.
Porque a pesar de mis malos días, y de no ser perfecta me amas tal como soy. 
Porque sabes que lo doy todo por ti, para que seas feliz aunque a veces me equivoque.

Por Wonder Madre 

webmaster
Última actualización: Jue, 02/08/2018 - 10:19
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz