La técnica del Sándwich. Lo más efectivo para cambiar el mal comportamiento de tu hijo

La técnica del Sándwich. Lo más efectivo para cambiar el mal comportamiento de tu hijo

Consejos
Photo: @Lu_Mulloy
Photo: @Lu_Mulloy

¿Sabías que existe una increíble y eficiente técnica para corregir el mal comportamiento de tus hijos que no tiene que ver con castigos y gritos?


Se llama la técnica del sándwich y cada vez  más psicólogos infantiles la recomiendan por eficacia.


Ya sea que tu hijo pega a su hermano o a otros niños. No hace caso cuando le pides que haga algo. No recoge sus juguetes.
O cualquier mal comportamiento negativo que desees cambiar esta técnica te puede funcionar.

¿Cómo funciona? Debes seguir estos tres pasos:

 niño

foto: instagram/native_mamma


1. Hazle un elogio sincero a tu hijo
Piensa en una cualidad real de tu hijo (algo que de verdad creas porque los niños perciben cuando estás mintiendo) y empieza diciéndosela de forma clara y precisa. Así el comentario positivo lo hará más receptivo a escucharte.
Por ejemplo: Tú eres un niño que se sabe portar bien

 
2. Pídele que cambie la conducta que no te gusta

Después del elogio, explícale qué es lo que deseas que cambie y por qué debe cambiarlo.
Ejemplo: Tú eres un niño que se sabe portar bien, PERO no puedes gritar y llorar para pedirme las cosas porque así no te puedo entender.

Photo:@soymamarula
 Photo: @soymamarula


3. Agradece su buen comportamiento
Es importante acabar con un mensaje positivo para que el niño se sienta motivado a modificar su conducta.
Ejemplo:  Tu eres un niño que se sabe portar bien PERO, no puedes gritar y llorar para pedirme las cosas porque así no te puedo entender. Te agradezco que hayas podido estar calmado y tranquilo escuchando lo que te estoy pidiendo.

 
Esto funciona. Así podremos cambiar esos malos comportamientos sin tanto drama y sobre todo sin afectar la autoestima de nuestro pequeño.

Inténtalo y cuéntanos cómo te va.
 

webmaster
Última actualización: Jue, 02/08/2018 - 14:15
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz