Comprendo...

Comprendo...

Vida de mamá

Te cuento una historia de animalitos, hago sonidos, invento voces, y me miras con toda la atención del caso, termino con un "este cuento se ha acabado", te abrazo con todas mis fuerzas, cuidando no lastimarte y te lleno de besos para que puedas dormir. Con una sonrisa cierras tus ojazos chiquitos y ahí estás,  llena de paz. Me quedo mirándote dormir en la oscuridad  y comprendo...​

 

Comprendo que tu último recuerdo del día debe ser hermoso, simplemente para que duermas sintiendo y sabiendo cuánto te amo.  Seguramente con el ajetreo del día intentaste decirme algo y no lo escuché, seguramente quisiste jugar más tiempo y te pedí que guardaras los juguetes, seguramente necesitabas más abrazos y no te los di. 

Comprendo que en mi afán del día me enviaste muchas señales que no supe interpretar y aunque sé que sabes perdonarme porque eres un alma noble y pura, prometo asegurarme de que sepas que por ti daría la vida.

Cada mañana al despertar, intento interpretar mi mejor rol de madre, pero conforme avanza el día "las cosas de adultos" me pueden más que "las cosas de niños", pero te prometo que en cada "este cuento ha terminado", en cada abrazo y beso de las buenas noches, sentirás mi infinito amor por ti, con la promesa de que cada día seré la mejor mamá que pueda ser, porque te lo mereces.

Con el alma, 
Mamá 

Texto de: Carolina Casal para Naran Xadul

webmaster
Última actualización: Lun, 02/12/2018 - 16:05
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz