Cómo remediar los achaques más comunes en el embarazo

Cómo remediar los achaques más comunes en el embarazo

Consejos

Uno de los aspectos decisivos a la hora de tener o no un segundo bebé (o un tercero, o un cuarto), además del presupuesto, los temas familiares y el cansancio físico y mental son las molestias del embarazo. 

 mama

Definitivamente, cuando tienes a tu bebé en tus brazos, te das cuenta que el mareo, las náuseas, los cambios de humor que te hacen sentir que enloqueces y ese dolor punzante en la pelvis cuando caminabas valieron por completo la pena.

Pero, si estás embarazada y pasando por esas molestias quiero que sepas que no estás sola; somos muchas. Aquí te dejo los achaques más comunes y algunas ideas para remediarlos:

​Náuseas

9 de cada 10 mujeres experimentan náuseas durante los tres primeros meses del embarazo. La culpa es de los altos niveles de hormonas en el cuerpo, sobre todo la gonadotropina coriónica humana, que se asegura de que tu bebé tenga lo que necesita antes de que la placenta termine de desarrollarse.
 
Aunque es difícil prevenir las náuseas durante el embarazo, hay ciertas cosas que puedes hacer para aliviarlas:

  1. Come poco, pero muy seguido. La pasta, el arroz y las galletas saladas son fáciles de tolerar cuando te sientes mal. En cambio, los alimentos altos en grasas, fritos o muy condimentados pueden aumentar las náuseas y el mareo.
  2. Mantente hidratada. Bebe mucha agua .
  3. Relájate. Descansa lo suficiente y tómalo con calma. Reducir tus niveles de estrés también ayuda a disminuir las náuseas.

 
Dolor de espalda
 
Conforme tu útero crece, los músculos se estiran, tu centro de gravedad cambia y la espalda puede doler por el cambio normal que sufre tu cuerpo debido a que está tomando una postura que no estás acostumbrada. Además, las hormonas del embarazo relajan los ligamentos que van de la pelvis a la columna y provocan dolor al caminar, sentarse, acostarse o simplemente existir con esa gran panza en medio de ti.

Para aliviar el dolor de espalda intenta hacer ejercicio, siempre con previa autorización de tu doctor: estiramientos, natación o caminata pueden ayudar a aliviar el dolor de espalda. Recuerda nunca acostarte boca arriba, ya que todo el peso del útero recae sobre la espalda, los intestinos y la vena cava inferior (responsable de devolver al corazón la sangre que procede de la parte inferior del cuerpo).

Reflujo
 
Uno más para culpar a las hormonas: cuando estás embarazada, las hormonas hacen que el esófago se relaje, incluido el esfínter esofágico que se encarga de mantener los ácidos en el estómago. Así, éstos suben hacia el esófago y provocan esa frustrante e incómoda sensación de ardor tan común en los últimos meses del embarazo.
 
¿Cómo puedes reducirlo?

  1. Como ya dijimos, come poco pero muy seguido. Evita también beber agua junto con los alimentos y mejor hazlo entre comidas, así evitarás que tu estómago se llene mucho y tendrás menos probabilidad de padecer reflujo.
  2. Evita comer al menos una hora antes de ir a dormir.
  3. Evita el chocolate, comidas grasosas o muy condimentadas, cítricos, tomate y bebidas carbonatadas.
  4. Usa ropa cómoda y nada que te apriete el abdomen.
  5. Duerme con la cabeza elevada: sí, es una molestia tener que dormir casi sentada, pero esa posición ayuda a evitar el reflujo durante la noche.
  6. Mastica chicle sin azúcar después de la comida: la saliva extra ayuda a neutralizar los ácidos que vienen del estómago.

 

 mama

Ingerir vitaminas y minerales es vital en el embarazo debido a que la exigencia de nutrición aumenta al gestar una nueva vida y durante la lactancia. Los multivitamínicos prenatales son ricos en vitaminas y minerales especialmente importantes como el ácido fólico, el hierro y el calcio.


​Calambres

¿Alguna vez, durante el embarazo, te has despertado con un terrible calambre en una pierna? ¡Es algo muy común! Aunque nadie sabe exactamente qué es lo que provoca los calambres durante el embarazo, tiene que ver con el peso extra, la presión que el útero ejerce sobre otros órganos y también puede ser motivo el desbalance hídrico normal que sufre el cuerpo al estar embarazada.
 
Para prevenirlos, intenta alguna de estas cosas:

  1. Toma un baño con agua tibia o caliente para relajar los músculos antes de dormir.
  2. En lo posible, sal a caminar todos los días.
  3. Haz estiramientos de los músculos de las pantorrillas varias veces en el día y antes de acostarte.
  4. Consume alimentos ricos en potasio y vitamina B6 como el plátano.

 
El embarazo es un increíble milagro, disfruta al máximo esta etapa, pues pasa más rápido de lo que crees.

webmaster
Última actualización: Vie, 02/02/2018 - 13:04
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz