Carta a mi bebé que aún no ha nacido

Carta a mi bebé que aún no ha nacido

Vida de mamá
foto: Instagram/lu_mulloy
foto: Instagram/lu_mulloy

Yo te escribo a ti, pequeño ser que llevo en mi vientre.
 Confieso, que te pienso a cada segundo.

 

 

Gracias por regalarme el privilegio de tener dos corazones latiendo en lo más profundo de mi cuerpo. Por hacerme afortunada por el simple hecho de cargarte a cada paso, de sentirte en cada respiración.
 
Eres vida de mi vida, consecuencia del amor entre tu papá y yo. Aún no te conozco, pero ya te amo más que a nada ni a nadie. 

Tú eres la respuesta a todos los deseos que he tenido desde niña. Desde siempre te he imaginado. No puedo creer que por fin te conoceré, y que me conoceré a mí misma de mamá.
 
Yo, por mi parte, prometo desde este momento volverme la mejor versión de mí misma.
Poner atención para resolver mis propias heridas emocionales y así disfrutar tu crianza, para convertirme en la mamá que quiero para ti. Prometo cuidarme, tomar mis vitaminas, empezar a hacer ejercicio, no descuidarme y  nunca dejar de aprender. Prometo pedir ayuda cuando lo necesite. Me construiré fuerte para que tú siempre puedas apoyarte en mí.

 mamas

​Pienso  e imagino cómo serás. Tu mirada. ¿A quién te parecerás? ¿Cómo sonará tu voz?
 
Tan solo pido que tu vida esté llena de alegrías, que vengas a este mundo con pasos fuertes y decididos.
 
Ojalá llegues para hacer de este mundo un lugar un poquito mejor de cómo lo encontrarás.
 
Querido Bebé: Recuerda que llevas un pedacito de mi corazón en ti; jamás lo olvides. Desde el instante en el que te supe mío, y hasta el día en que deje de latir, mi corazón será, para siempre, tuyo.

 
Gracias por hacerme tan feliz.
Te amo.
 
Mamá

webmaster
Última actualización: Vie, 02/02/2018 - 19:08
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz