A la mamá que a veces se siente triste y desesperada. Es mi obligación decirte esto.

A la mamá que a veces se siente triste y desesperada. Es mi obligación decirte esto.

Vida de mamá
Foto: IG @soymamarula
Foto: IG @soymamarula

El primer año de vida de mi primer hijo fue el año más confuso y vago de mi vida.
Ser mamá me trajo la mayor felicidad y dicha, pero al mismo tiempo fueron días frustrantes y oscuros.

Y en esos primeros meses no hubo nadie, ninguna mamá, que me dijera que para ella, esta transición también había sido difícil, frustrante  y desgastante. ​

 
​Así que al sentir que yo era la única, para no sentirme anormal, cuando alguien me preguntaba cómo me iba con mi nuevo bebé, yo escondía toda esta angustia y contestaba que todo estaba bien.
 
Y  así mismo, les creía a las otras mamás cuando me decían que todo estaba bien para ellas.
 
–Ahora entiendo más las cosas.

Photo:@soymamarula
Photo: @soymamarula


 

Ahora entiendo que como yo, ellas estaban sobreviviendo con sólo tres horas de sueño y  que deseaban que alguien cargara a su bebé por dos horas.
Ahora sé cómo se tragaban su frustración por miedo a parecer mal agradecidas por haber recibido la bendición de haberse convertido en madres.
Ahora conozco cómo se esconde el dolor que causa escuchar llorar a tu bebé y no saber qué es lo que le pasa ni cómo consolarlo.
Ahora entiendo que es difícil ajustarnos en esta nueva piel.
 Ahora sé que acostumbrarse a ser mamá toma tiempo y mientras tanto puede parecer que estás perdiendo la razón.
 
Pero en ese momento nadie me lo dijo. Y haberlo escuchado, en ese entonces,  me hubiera ayudado a respirar.
 
Así que es mi responsabilidad decírtelo ahora. Y decírselo a toda mamá nueva que lo necesite.
 
No eres una mala mamá si aceptas que es difícil.  
No está mal reconocer que estás cansada y pedir ayuda.
Está bien dejar los platos sucios sin lavar para mañana. Está bien aceptar que tu mamá te ayude a preparar las comidas. Está bien dejar la ropa limpia sin doblar. Está bien que pidas que te cuiden a tu bebé mientras te bañas. 
 
Encuentra a una persona con la que puedas desahogarte. Y escucha mis palabras:
Todo pasará. Se hará más fácil.
Y cuando pase, recuerda compartirle a una nueva mamá que está batallando en silencio cómo te sentiste en esos primeros meses.
Y sé honesta y real con ella.


​Quítale esa sensación de soledad que tú deseabas que alguien te quitara a ti.
 

Por Sandy Bleiberg para Naran Xadul

webmaster
Última actualización: Mar, 02/06/2018 - 15:21
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz