El controversial deporte: ¿dejarías que tus hijos lo jueguen?

Juegos
Fuente: New York Times; Mike Webster
Fuente: New York Times; Mike Webster

Definitivamente, el fútbol americano es uno de los deportes más rentables y controversiales, que además cuenta con México como su segundo mercado más importante. Se estima que el Super Bowl XLVIII en el 2014 ha sido la transmisión televisada estadounidense más vista de todos los tiempos, con una audiencia promedio de 111,5 millones de televidentes y ni hablar de las jugosas ganancias que dejan tan solo los 49 minutos de espacio publicitario, las cuales en la edición del 2016 fueron de 450 mdd. 

 

Mientras la emoción por la llegada de cada superdomingo no se hace esperar cada año, la controversia sigue y las familias de los jugadores afectados a causa de los efectos secundarios, permanecen en espera de una compensación por parte de la NFL. 

 

Fue el médico forense y neurólogo de origen nigeriano, Bennet Omalu, quien abrió la caja de Pandora en 2005, luego de 3 años de investigación sobre la verdadera causa de muerte repentina de Mike Webster en 2002, el centro defensivo de los Acereros de Pittsburgh y otros jugadores de la NFL. 


 

¿Cuál fue el diagnóstico del Dr. Omalu?

"Al analizar la cabeza de Webster, nos encontramos con daños semejantes a los de las personas que sufren de alzhéimer o demencia. También similares a las que se encuentran en algunos boxeadores", comenta Omalu a la revista GQ.

 

Él nombró a este efecto degenerativo “Encefalopatía Traumática Crónica”, C.T.E. por sus siglas en inglés, el cual literalmente es producto de severos y consecutivos golpes en la cabeza durante un largo periodo de tiempo. Los jugadores profesionales que murieron con este diagnóstico, presentaron durante sus últimos días deterioro cognitivo e intelectual, demencia y tendencia suicida.


 

La interrogante que tenemos madres y padres

Además de una innumerable lista de demandas de ex-jugadores a la liga, este caso trajo también preocupación en las familias por no saber si deberían dejar que sus hijos lo practicaran. 

 

Según el libro Medicina del Fútbol, coescrito por Garret. W., Kirkendall. D. y Contiguglia. R., esta enfermedad comienza a manifestarse entre los 7 a 35 años de haber iniciado cualquier deporte de contacto, por lo que tendría un persona que dedicarse profesionalmente a alguno para durar esa cantidad de años practicándolo. 

 

Con esto podríamos pensar que dejar a los hijos que lo practiquen por diversión y esporádicamente, no debería representar tanto daño, pero queda completamente a consideración de cada familia. 

Ximena Méndez
Última actualización: Mié, 02/12/2020 - 07:16