No hay nada, absolutamente nada que se compare al abrazo apretado de los pequeños bracitos de mi hijo

Imágen
No hay nada, absolutamente nada que se compare al abrazo apretado de los pequeños bracitos de mi hijo