Síndrome BurnOut del abuelo: cuando los abuelos tienen demasiadas exigencias

Crianza consciente
Foto: IG @sheridaningalls
Foto: IG @sheridaningalls

En México, de los 3 millones 505 mil 663 niños de 0 a 6 años que son cuidados por terceras personas mientras su mamá trabaja, un millón 924 mil 295 son cuidados por los abuelos, según datos de la Encuesta Nacional de Empleo y Seguridad Social del 2017.

 

Los abuelos son el principal apoyo de los papás y mamás trabajadores, quienes se quedan tranquilos dejando a sus hijos con ellos, porque confían en que estarán seguros y serán tratados con amor.

 

Sin embargo, para los abuelos no es sencillo adquirir esta responsabilidad en un momento de su vida donde ya no tienen la misma energía y su salud debe cuidarse al máximo, por lo que corren el riesgo de padecer el síndrome del abuelo esclavo o desbordado.

 

De acuerdo con un estudio publicado en la Revista Multidisciplinar de Gerontología, este síndrome se presenta cuando los abuelos no descansan como deberían y están enfocados al 100% en sus nietos. 

 

Y como todos sabemos, la energía de los niños jamás se termina, por lo que tanto padres como abuelos terminan desbordados, agotados.

 

Sin embargo, como su nombre lo dice, es común ver el síndrome del abuelo esclavo en las personas mayores que por estar pendientes de los nietos, no cuidan su salud como deberían, es decir, presentan agotamiento físico, hipertensión, trastornos metabólicos, así como una sobrecarga emocional con sentimientos de culpabilidad, tristeza, desánimo y estrés.

 

¿Qué hacer para prevenir este síndrome?

 

Así como las mamás deben cuidar su salud física y emocional, los abuelos también deben hacerlo. Lo ideal es que vayan al médico regularmente para vigilar y llevar un control de su salud.

 

Es importante que tengan tiempo para realizar cosas que les gusten y disfruten, eso les ayudará a relajarse y despejar su mente.

 

Otro punto muy importante es que tengan a alguien con quien hablar de las peripecias de los nietos, de lo que está pasando en su vida o preguntar las dudas que tengan. 

 

En otras palabras, buscar una “tribu” que los haga sentirse parte de algo, donde encuentren el apoyo que necesiten. También, es importante cuidar su sueño y nutrición.

 

Es cierto que cuando los abuelos pasan tiempo con los niños y juegan con ellos, les inyectan esa energía que los rejuvenece y les permite vivir más años, pero como papás o mamás, cuidemos ese gran tesoro que tenemos a nuestro lado, sobre todo si nos están apoyando con nuestros pequeños.

 

Así como cuidamos a nuestros hijos, procuremos a nuestros padres y suegros, y esto hará que tengamos todos una mejor calidad de vida, al mismo tiempo que forjamos recuerdos maravillosos.

 

Además, como papás busquemos redes de apoyo adicionales como tíos, amigos, vecinos o personas de confianza que nos apoyen.

 

Revisado por Karen Zaltzman, pedagoga especialista en crianza.

Consuelo Hernandez
Última actualización: Jue, 01/16/2020 - 04:00