Esta es la manera en que debemos reaccionar cuando nuestros hijos pelean

Crianza consciente
Foto IG: burtsbrisplease
Foto IG: burtsbrisplease

Es difícil pensar que en medio de una pelea los niños están aprendiendo acerca de cómo resolver conflictos, resiliencia, confianza en sí mismos, inteligencia social y haciendo más fuerte el lazo con su hermano. 

 

Lo sé, porque lo único que quieres hacer es separarlos, darles a cada uno un juguete igual, hacerles entender que tienen que amarse y que pelear no está bien para no escuchar dimes y diretes todo el tiempo. 

 

Pero, según los especialistas en crianza, es mejor dejarlos resolver sus problemas por su cuenta y evitar separarlos o parar el conflicto. No debemos exigirles que compartan, distraerlos o pedirles que hagan otra cosa o juzgar sus comportamientos. 

 

Cuando sólo regañamos a  los mayores, hace que creen  una imagen de sí msmos  como los malos que no quisieron compartir, ya que al juzgarlos o regañarlos fuertemente acerca de su comportamiento sólo los alejamos, provocamos miedo en ellos y causamos más comportamientos agresivos con los demás. 

 

Cuando intervenimos para regañar al mayor, para los menores la lección es otra. Se dan cuenta que necesitan ser siempre rescatados por mamá o papá, y que cuando se sienten mal  no pueden hacer algo al respecto. Les estamos transmitiendo así, que ellos no son capaces  de resolver sus propios problemas. 

La idea debería ser la de no intervenir ni tomar bandos cuando nuestros hijos pelean. Eso sí, jamás hay que permitirles que dañen física ni emocionalmente a sus hermanos con golpes u ofensas. 

Los niños aprenden a través de experiencias, así que las peleas son una gran oportunidad de poner a prueba sus habilidades, su paciencia, su tolerancia a la frustración, su poder de negociación y a probar sus emociones. 

Mientras ellos pelean tú mantente atenta pero no interfieras, ni asumas que tu hijo que está llorando está devastado, muchas veces son nuestras proyecciones sobre nuestros hijos o el hecho de que son los chiquitos. 

¿Qué debes hacer durante un conflicto entre hermanos?

Espera, esto les dará la oportunidad a ellos de procesar la situación (y a ti también). Narra la situación como si estuvieras viendo un partido de fútbol, di sólo lo que parece que está pasando y no lo que tú crees. Por ejemplo si tu hijo mayor está corriendo y el menor lo persigue, puedes decir: “Parece que tu hermano quiere estar cerca de ti”, “Veo que los dos quieren jugar con lo mismo”, “Veo que ambos quieren sentarse en el mismo sillón”, etc. No se hace para interferir, es más, podrías sentirte que le hablas a la pared, pero es una forma de hacerles saber a los niños que estamos ahí, para lo que necesiten y les estamos poniendo atención. 

 

Y por último, confía. Esto es parte de su proceso, de su desarrollo, con todo y las emociones desbordadas que seguramente habrá en cada pelea. Sé el soporte de tus hijos sin interferir en todo para que sean personitas con mucha confianza en sí mismos. 

 

Fuente: Magda Gerber. Janet Lansbury. 

Información verificada por Karen Zaltzman, Coach de Crianza. 

Silvia Ruiz
Última actualización: Vie, 08/09/2019 - 14:04
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz