El maravilloso método Maya con el que tus hijos ayudarán en casa por sí mismos

El maravilloso método Maya con el que tus hijos ayudarán en casa por sí mismos

Crianza consciente
Foto: IG @merymeli
Foto: IG @merymeli

Si eres de las mamás que desean que sus hijos sean “acomedidos”, o que por lo menos recojan sus juguetes sin tener que pedírselo una y otra vez, entonces te encantará el método Maya o Indígena.

 

¡Por fin! Este método se puede usar para que los hijos sean útiles y hagan las cosas sin tener que ofrecer premios, castigos o un sinfín de cosas que se inventan los padres para convencer a sus hijos mayores de dos años.

 

Es tan fácil que... ¡solo depende de ti!

 

No tienes que ir a un curso para aprenderlo, ni necesitas mucha teoría; simplemente sigue el ejemplo de las mamás mayas o indígenas, quienes saben cómo incluir a los niños pequeños en las labores del hogar.

 

En la década de los años 90 del siglo pasado, la psicóloga Suzanne Gaskins investigó el estilo de vida de un pueblo maya cercano a Valladolid, Yucatán, en México. Al hablar con dos hermanas de 7 y 9 años, se dio cuenta que estaban orgullosas de ayudar a su mamá en los “quehaceres” de la casa (lavar ropa, limpiar la casa, dar de comer a los animales).

 

Esta situación no sólo se vivía en una casa, sino que todos los niños del pueblo hacían lo mismo. Lo más sorprendente es que lo hacían sin que sus papás se los pidieran, todo “nacía” de ellos, sin berrinches, lloriqueos o malas caras.

 

¿Por qué esos niños no son como los demás que hacen berrinches o les cuesta trabajo hacerlo?

 

No es que sean extraños, simplemente SUS MAMÁS APROVECHAN LA CURIOSIDAD Y EL ENTUSIASMO DE LOS NIÑOS (de dos años o más) PARA INCLUIRLOS EN LAS TAREAS DEL HOGAR.

 

Foto: IG @merymeli

Foto: IG @merymeli

 

El SECRETO es que las mamás indígenas INVITAN a sus hijos a que observen y ayuden a hacer la comida, lavar trastes, sacudir, etc., a pesar de que lo único que hagan sean desastres o retrasen el tiempo en el que realmente deba estar listo todo.

 

Sin embargo, esto es como una inversión, porque no importa el tiradero o los platos rotos que surjan en el camino, pronto aprenderán a hacerlo y es cuando viene la recompensa para todos; se vuelven más capaces y mantendrán su deseo de ayudar… SE SIENTEN ÚTILES.

 

Otro estudio realizado en comunidades de Guadalajara por investigadores de la Universidad de California, respalda este método Maya. Básicamente, la idea es mantener intacto ese deseo de ayudar que tienen los pequeños de dos años.

 

Así que si la próxima vez que tu hijo diga que te ayuda o agarra un trapo para imitar lo que estás haciendo, déjalo y haz de ese momento algo muy divertido. Relájate y olvídate del tiempo. Total, las cosas materiales se vuelven a comprar o el tiradero se limpia otra vez, lo que es más difícil de recuperar es que tu hijo sea “acomedido”.

 

Fuente: University of California

Consuelo Hernandez
Última actualización: Mar, 09/11/2018 - 10:33