Deja de batallar en la hora de dormir de tus hijos y consigue que duerman TODA la noche

Deja de batallar en la hora de dormir de tus hijos y consigue que duerman TODA la noche

Crianza consciente
Foto: IG @ chasingthesummerfields
Foto: IG @ chasingthesummerfields

“Mamá tengo sed”, “tengo hambre”, “¿me cuentas otro cuento?”, “quiero hacer pipí”, “necesito otro abrazo”, “prende la luz”... y así puede seguir la lista interminable de pretextos que usan los niños cuando llega la hora de acostarse.


Pareciera como si ese ansiado momento de descanso para las mamás, fuera a alargarse más de la cuenta, porque justo en ese instante a los pequeños les falta todo. Pero, ¡hay buenas noticias!, realmente sí hay formas para que se acuesten y no se levanten hasta el otro día.


1. Establece un horario para ir a la cama y respétalo todos los días, así se volverá una rutina que le ayudará a identificar cuándo es momento de irse a la cama. Lo ideal es que esta rutina sea visual y que prevenga aquellas cosas en las que tiende a atorarse. Por ejemplo, si incluyes agua, baño y cuento será más fácil que te quedes tranquila y que tu pequeño entienda que estas necesidades fueron satisfechas. 


2. Evita caer en el juego de resistencia. Aunque a veces es difícil, asegúrate de cubrir todas sus necesidades antes de decir la frase: “a la cama”. De esta forma, podrás decir NO (sin preocuparte o sentirte culpable) cuando empiece con los pretextos.


3. Sé consistente, es decir, mantente firme al decir “NO” a las peticiones de tu hijo, a fin de crear un refuerzo positivo permanente.


4. Aplica técnicas como el “pase para acostarse”, la cual consiste en darle al niño una tarjeta que podrá utilizar sólo una vez para cambiarla por otro beso o abrazo, una salida al baño, beber un poco de agua, etc. Una vez que usa el pase, ya no podrá salir de la recámara y los papás harán caso omiso a sus peticiones.


5. Termina la rutina de la noche con un pequeño ritual de conexión donde exista el contacto físico y el apapacho sea siempre el mismo. Recuerda que todas estas peticiones son, en realidad, formas de prolongar el contacto contigo. 

Si combinas estas estrategias con un ambiente cómodo y pláticas positivas, ten por seguro que poco a poco terminarás con las batallas para ir a dormir y tu hijo dejará de resistirse para ir a la cama.

Fuentes: University of Utah y Dr. Craig Canapari, director del Yale Pediatric Sleep Center.

Información verificada por Karen Zaltzman, Coach de crianza.

Consuelo Hernandez
Última actualización: Sáb, 05/18/2019 - 20:29
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz