Criar hijos no es difícil, sólo tienes que hacerlo con mucho amor

Criar hijos no es difícil, sólo tienes que hacerlo con mucho amor

Crianza consciente
Foto IG: thefrenchfolk
Foto IG: thefrenchfolk

Ahora que eres mamá, o estás a punto de serlo, no tengas miedo, te aseguro que no será difícil, tendrás que encontrar tu propia fórmula y tomar lo mejor de todos los consejos, pero eso sí, esta labor requerirá de todo tu amor.

 

Porque tendrás que darle el mejor de los nacimientos, se nace sólo una vez y es importante que este evento sea una fiesta, no importa si es cesárea o un parto natural, si es en agua, en casa o en una clínica, lo importante es que estés convencida y recibas a tu bebé como si fuera el evento más grande de tu vida.

 

Amamántalo hasta que el tiempo te de la pauta, hasta que se destete por sí solo, no hay tiempos porque eso será una decisión de ustedes dos. Y si las condiciones no te permitieran hacerlo, aliméntalo con tanto amor que no sienta una diferencia entre el biberón y tu pecho.

 

No importa si llevas la teoría Montessori, Waldorf o Pikler, si tomas el consejo de tu abuela, si los mandas a colegio privado o decides que el que está cerca de casa es lo mejor, toma lo bueno de cada teoría y llévalo a tu día a día, porque sólo aquello en lo que creas es lo que funcionará, cada una tiene pros y contras, toma lo mejor para ti y respeta el resto.

 

No apresures sus procesos, no des prisa a lo que toma tiempo, cada niño tiene un ritmo y una maduración y será capaz de dejar el biberón, el chupón, el pañal y su cobijita cuando se sienta listo, si apresuramos las cosas lograremos lo que buscamos, pero a través de procesos que frustrarán a la familia entera.

 

Déjalo que duerma contigo, déjalo si quiere dormir ya en su cuarto, déjalo pegado a tu cama si eso te deja tranquila, los estudios dicen que es mejor para ellos y para nosotras, así que dales ese permiso y el día que se vayan a su propia cama celébralo también.

 

No te preocupes mucho por lo que tienes que explicarle o decirle, porque tal vez no te escuche y no te haga caso, mejor preocúpate por lo que haces, porque ve todo y aprende de eso, cuida lo que no quieres que repita y haz lo que quieres enseñar. Sé buen ejemplo, sé feliz, sé constante, sé congruente, sé sana, eso lo repetirá.

 

Pero esto no quiere decir que no tengas comunicación con ellos, tienes que hablarles de lo que pasa, de lo que sientes, de los problemas y de las alegrías, hablar de las emociones debe ser algo normal y no algo prohibido, así les daremos libertad, pero también sabiduría.

 

Los niños tienen que saber que las mascotas se mueren, que a veces hay dinero y a veces son tiempos difíciles, que los abuelos se enferman, que hay discusiones, ellos viven en casa y aunque no lo entienden lo perciben, es mejor hablarles de todo.

 

Un día dejarán de ensuciarse, un día comerán sentados y terminarán completo su plato, pero de pequeños, tomarán por pedacitos su comida, con las manos, estará en su ropa, en sus sillas, caminarán comiendo y decidirán cuándo hacerlo. Es sencillo, si tienen hambre lo harán, si no no. Obligarlos no es bueno, así que relájate, un día lo harán de la forma en que lo haces tú.

 

Pero lo más importante, disfruta cada momento, los bebés duran muy poco, no son niños toda la vida y en un abrir y cerrar de ojos serán adolescentes y tampoco lo serán por siempre. Llegará el momento en el que pidan libertad y empiecen a descubrir el mundo a su manera, y tú sin sentirte lista aún tendrás que ayudarles a volar.

 

Criar es fácil si lo haces con amor, con respeto. Criar es un regalo, diviértete y disfruta, porque nada te da lecciones tan preciadas como lo hace un hijo y no hay mejores recuerdos para ellos que el de su mamá jugando, en el suelo, ensuciándose.

 

Texto inspirado en el texto original de Lic. María Paula Cavana

 

Silvia Ruiz
Última actualización: Mar, 04/09/2019 - 19:50
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz