¿Cómo criar niños emocionalmente fuertes? Ayúdalos a enfrentar la adversidad

¿Cómo criar niños emocionalmente fuertes? Ayúdalos a enfrentar la adversidad

Crianza consciente
Foto: IG @faniwish
Foto: IG @faniwish

En la vida hay momentos fáciles y momentos difíciles. Esto también le pasa a los niños. Hay retos que van a vivir. Pero, justamente estos retos, son una oportunidad de crecimiento y aprendizaje. En especial, estos retos son una oportunidad para desarrollar resiliencia y fortalecerse emocionalmente.

 

La resiliencia es la capacidad que tenemos las personas de recuperarnos después de un momento difícil. Es la habilidad de superar retos y continuar a pesar de los obstáculos.

 

Quizá tu niño tiene dificultad para arreglar un problema con su hermano o amigo, quizá está pasando una transición o acaba de entrar a una escuela nueva y se siente solo. A lo mejor le cuesta trabajo alguna clase o deporte. Puede ser que se mudaron de casa o alguien en la familia enfermó.

 

La resiliencia le ayudará a superar y seguir adelante a pesar de la adversidad. Le ayudará a tolerar la frustración, a relacionarse mejor y a desenvolverse mejor en diferentes ámbitos, como la escuela y otras actividades.

 

Algunos consejos para que tu niño se vuelva más resiliente:

 

  • Muéstrale a tu niño que tú sabes manejar el estrés de la vida cotidiana y toleras la frustración.

Los niños aprenden de lo que ven. Si ven que sí, tú también tienes días difíciles, también te enojas y te entristeces pero que aún así tratas de resolver los retos que se presentan, ellos aprenderán que esto es parte de la vida y que hay que continuar. Sé flexible y mantén la calma, así tu niño aprenderá hacer lo mismo en momentos difíciles.

 

  • A través de su relación contigo y otros cuidadores, tu niño aprende que tiene apoyo cuando lo necesita.

Una relación segura y cercana hará que tu niño se sienta amado, entendido y aceptado. En especial, él aprenderá que tiene un lugar seguro contigo, y esto lo hará sentir protegido. Si un niño se siente querido y seguro, podrá explorar y tomar riesgos. También comprenderá que si lo necesita, tiene apoyo y puede pedir ayuda. Una relación cercana, hará que él se sienta seguro y confíe en el mismo y su capacidad de salir adelante.

 

  • Cuídate a ti misma, para que tu niño aprenda a cuidarse a él mismo cuando se sienta abrumado y estresado.

Enséñale a tu niño la importancia de comer sanamente, de dormir lo suficiente y de hacer ejercicio. Aunque suene simple, estas acciones nos dan fuerza para manejar y enfrentar otros retos.

 

  • Recuérdale que equivocarse es parte de la vida y que es importante tomar retos

Un niño se vuelve resiliente cuando se equivoca y logra resolver el problema. Caerse, tardarse en entender o aprender algo, sentirse frustrado con un resultado que no esperaba, lo hará buscar otras maneras de resolver problemas y aprenderá que los retos lo hacen crecer. Al equivocarse o atorarse, tu niño aprende a ser perseverante, paciente y a confiar en que puede salir adelante.

 

  • Desarrollen autocontrol y autorregulación

Es decir, ayúdale a ajustar y controlar sus sentimientos, acciones y pensamientos. Un niño con autocontrol y autorregulación, podrá adaptarse y manejar situaciones estresantes con más facilidad. Podrá tolerar la frustración, ser más perseverante y mantener la calma en momentos difíciles.

Algunas maneras de desarrollar su autorregulación son: ejercicios de respiración cuando se sienten tristes o enojados (por ejemplo, dar 3 respiros profundos antes de gritar o enojarse), tratar de imaginar o recordar algo que les gusta cuando se sienten abrumados, y juegos o actividades que requieran y desarrollen paciencia (por ejemplo, establecer una rutina que les enseñe que hay que esperar para lograr algo, como jugar después de comer o hacer la tarea, o leer un cuento y no saltarse partes).

 

  • Enséñale que todas las emociones son válidas y necesarias, pero hay que saber manejarlas y expresarlas de manera adecuada.

Recuérdale que es importante expresar sus emociones. Si no sabe lo que siente, ayúdale a nombrarlo. Acompáñalo cuando se sienta triste o enojado, y recuérdale se vale pedir ayuda. Habla con él y busquen soluciones. Puede servir explicarle su sentimiento: “Aunque te sientas enojado con tu hermanito, no le puedes pegar. Pegar le duele. Explícale lo que te molestó. Dile que si pueden tomar turnos para jugar con el carrito”.

 

  • Déjalo ser independiente y no lo “rescates” cada vez que algo le toma tiempo o le es un poco difícil

Si le cuesta trabajo ponerse la ropa o zapatos, o no puede armar un rompecabezas, deja que se atore y lo resuelva él solo. No lo apures. Si es necesario, apóyalo, pero deja que él guíe y busque soluciones. Si es independiente, aprenderá a ser responsable.

 

  • Desarrollen una mentalidad optimista y ayúdale a desarrollar seguridad en él mismo

Ayúdale a buscar soluciones a problemas, y a recordar que todo es temporal. Apóyalo y recuérdale que él puede, y que después de resolver un problema, algo bueno vendrá.

 

Recuerda: Aun siendo adultos, podemos desarrollar y volvernos más resilientes. Y lo más importante: los niños aprenden de tu ejemplo. Así que toma riesgos, asume tu responsabilidad y regula tus emociones,  y muéstrale a tu hijo la importancia de ser paciente y saber pedir ayuda.

 

Fuente: Best Start: Ontario’s Maternal, Newborn and Early Child Development Resource Center

 

Sara Bromberg
Última actualización: Mié, 08/15/2018 - 06:45
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz