No hay niños difíciles, sino niños con emociones que no saben expresar

No hay niños difíciles, sino niños con emociones que no saben expresar

Consejos
Foto: IG @nenamartinezh
Foto: IG @nenamartinezh

Cada niño es un mundo. Una personita diferente a todas las demás, que vive en un mundo lleno de retos y sorpresas más grandes que él. 

 

Los niños son y se adaptan de manera diferente al mundo. Viven el mundo de otra manera.

 

Aunque se diga sobre un niño que “es difícil”, no hay niños difíciles. Algunos niños parecen más complicados que otros, algunos niños son más demandantes, hacen berrinches, gritan, retan, necesitan más atención que otros. Pero no es que sea o quiera ser “difícil”, siempre hay algo detrás.

 

Para una personita que está creciendo, sus emociones pueden ser extrañas y más grandes que él. Muchas veces cuando los niños son “difíciles”, en realidad tratan de decirnos algo, intentan comunicar mensajes que no saben expresar. 

 

Foto: IG @nenamartinezh 

Foto: IG @nenamartinezh

 

Pregúntate: ¿Qué siente?

 

Puede sentir miedo… quizá está asustado, se sienta ansioso o esté inquieto. Puede tener problemas para dormir, estar con otras personas o ir a la escuela.

 

Puede sentir enojo… quizá hace berrinches o es agresivo.

 

Puede estar triste… quizá se aísla, no quiere hablar y no muestra interés.

 

Puede sentirse inseguro… 

 

… o quizá, ya está sobrecargado y verdaderamente no sabe que siente.

 

Después piensa: ¿Qué necesita él? 

 

Lo que más necesita es ser escuchado y comprendido. Necesita seguridad y sentirte cerca. 

 

Necesita que lo ayudes a reconocer y a comprender las consecuencias de su conducta. Esto le ayudará a ser independiente y responsable.

 

Necesita aprender a expresar sus emociones. Necesita ponerlo en palabras. Hablar y sacarlo le ayudará a encontrar alivio.

 

Identifica lo que necesita y ayúdale a reconocer lo que siente. 

 

Quizá no hable, pero puede respirar profundo, dibujar, jugar o abrazar un peluche para sentirse en paz.

 

Necesita límites, hábitos y rutinas. Necesita una voz que lo guíe.

 

Un niño necesita aprender a tolerar la frustración. Necesita equivocarse y desesperarse, para así aprender que los sentimientos y las cosas pasan, y que pronto se sentirá mejor.

 

Necesita que le transmitas calma y contención.

 

…Y por último: ¿Qué NO necesita?

 

NO necesita que lo compares. Esto hará que se sienta peor.

 

NO necesita que lo juzgues o te burles de él.

 

NO necesita que te frustres más que él. La emoción ya es demasiado grande para él, no es necesario agrandarla más.

 

NO necesita que te enojes con él o que te desesperes.

 

Así que paciencia. Con los niños que no saben expresar sus emociones hay que ser pacientes, atentos y creativos. Poco a poco, él aprenderá a expresarse. Intenta tú reconocer lo que sientes y lo que él siente. Si una emoción o reacción ya es TAN grande, hay que mantener la calma e intentar identificarla cuando es pequeña.

 

Sara Bromberg
Última actualización: Mié, 09/26/2018 - 08:41
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz