Publicidad

¿Cumpleaños?, no más juguetes por favor

Consejos
Foto: IG @ chasingthesummerfields
Foto: IG @ chasingthesummerfields

¿Cuándo fue la última vez que entraste a la habitación de tus hijos y pensaste “Ni un juguete más”? Seguramente tiene poco. Lo peor es que, por más que te esfuerces en explicarle por qué no le compras ese juguete tan padrísimo que vieron en el súper, y efectivamente no se lo compres, los juguetes llegarán a tu casa como por arte de magia. El horror. Por eso es importante que hagas conciencia dentro de tu familia y grupo de amig@s y pongas este tema sobre la mesa.

 

¿Por qué no más juguetes?

 

Si ya tienes una de esas habitaciones en casa que parece que fue hecha para que vivieran y durmieran ahí los juguetes y no humanos, es momento de que tomes cartas en el asunto; incluso antes de que eso suceda. Es simplemente negativa para tu hijo esta situación, por más de una razón:

 

  1. Esos objetos están ocupando espacio libre que podrían estar usando para realmente jugar. 

  2. Después de cierta cantidad, los niños dejan de verlos y darles importancia. Es mejor tener pocos pero aprovecharlos al máximo, que muchos que luego ni sabías que existían.

  3. Tener tantos sólo alimenta la idea de que poseer bienes materiales y acumularlos es algo positivo y de que tener “poco” no es suficiente.

  4. Cuando sea la hora de ordenar, esta actividad se volverá algo agobiante para tu hijo (y para tí), en lugar de un hábito enriquecedor.

  5. El estado de orden o desorden que existe a nuestro alrededor se vuelve en el reflejo del estado de nuestras ideas. Será más fácil ayudar a tu hijo a acomodar su mente y todos los procesos que ésta lleva a cabo en un ambiente ordenado y no saturado.

 

Ahora bien, entendamos el contexto en el que vivimos. Hoy en día y desde la Revolución Industrial, la práctica consumista es una actividad que tenemos instalada hasta los huesos. Es lindo siempre tener detalles y claro que emociona recibir regalos, a quién no. Pero si pensamos un poco más allá, los objetos, y en el caso de los niños, los juguetes, no son el único regalo que puedes dar, ya sea por un cumpleaños, una graduación o simplemente porque sí.

 

¿Qué podemos hacer cada quién desde nuestro núcleo social?

 

La próxima vez que te inviten al cumpleaños de los amiguitos de tus hijos o vayas al de tus sobrinos, piénsate dos veces si realmente regalarle un juguete es la mejor opción o si lo estás haciendo solo por salir del paso.

 

Una buena idea sería, para empezar, preguntarle a la mamá del cumpleañero qué le gusta o qué le hace falta. Los regalos útiles o didácticos o que reten su creatividad siempre son una buena idea y más son de su color favorito o tienen a su personaje animado más amado. Ten por seguro que sus padres te lo agradecerán. ¿No se te ocurre nada? Te doy algunas ideas:

 

  1. Paragüas o impermeable

  2. Mochilita

  3. Libreta y caja de colores

  4. Libros 

  5. Rompecabezas

  6. Tenis o zapatos

  7. Sets para armar figuras en 3D

 

No olvides que a Santa Claus y a Los Reyes Magos, seguramente, tu hijo les pedirá juguetes y eso ya es agua de otro costal porque esos seres mágicos (tú) harán casi lo imposible por cumplirle por lo menos algunas de sus peticiones. Así que tal vez sea bueno reservar casi todos los juguetes para esas fechas.

 

Por último, considera que los obsequios no tienen que ser forzosamente materiales. Las experiencias llegan a ser hasta más enriquecedoras. Llevarlo a comer su comida favorita o ir juntos a su lugar preferido, por mencionar solo dos ejemplos, será algo que quede grabado en su memoria y su corazón con el mismo amor con que se lo des.

 

Ximena Méndez

Jue, 10/17/2019 - 08:55
Publicidad
Publicidad
Publicidad