Estos son los beneficios de tener a tu bebé siempre cerquita del pecho 

Consejos
Foto IG: eliana_montoya
Foto IG: eliana_montoya

Seguramente has visto desde hace varios años estos fulares enormes donde las mujeres meten a sus bebés para traerlos pegaditos a ellas mientras hacen otras cosas, esto se llama porteo y puede que el término sea nuevo, pero no a lo que se refiere. 

 

Llevar a los bebés encima en un rebozo es tan antiguo que no se tiene un registro preciso de ello, pero basta con ver que algunas culturas aún lo practican de manera habitual, de ahí que el autor del libro “The Happiest Baby on the Block”investigara más al respecto. El Dr. Harvey Karp, se dio cuenta que en estas culturas donde llevaban a los bebés en rebozos hasta el primer año, el llanto era desconocido ya que el porteo imitaba el vaivén, los arrullos y ruidos del útero. 

 

Llevar a los bebés cerquita tiene muchos beneficios, no solo fortalece la conexión y el apego, también favorece la conexión neuronal. 

 

Estos son algunos: 

 

  • Al estar a tu altura tiene un campo de visión distinto, esto le ayuda neurológicamente a establecer conexiones, pues puede ver las cosas desde puntos y perspectivas distintas. Mientras está cerca de ti, puede descubrir este nuevo mundo sin sentirse inseguro. 

 

  • La cercanía también tiene beneficios para el lenguaje, pues al escuchar tu voz tan claro y cerca, comenzará a desarrollar su vocabulario. 

 

  • El apego es uno de los beneficios más importantes y esto se da también con el tacto. Están pegaditos, su cabecita queda muy cerca de tu barbilla lo que te permite darle muchos besos, mientras tu bebé con sus manitas puede acariciar tu cabello o sentir las texturas de la telas. 

 

  • Mientras está en el fular, su sentido vestibular también se desarrolla. Esto significa que comienza a desarrollar el equilibrio y la propiocepción, sentidos que le permitirán reconocer su cuerpo en un espacio, lo que le ayudará para cosas como manejar siendo un adulto, bailar o poder escalar hasta la resbaladilla sin caerse. 

 

  • También tendrá beneficios físicos, al estar cerca de ti no sufrirá de estrés, lo que le traerá un sentimiento de bienestar y felicidad, esto también le permitirá regular su frecuencia cardiaca, la temperatura y el sueño. Previene la deformación de la cabeza por estar tanto tiempo acostados, mejora el tono muscular y protege el desarrollo de las caderas. 

 

  • Su respiración se sincroniza con la tuya al estar tan cerca y esto para un recién nacido es importante ya que sus patrones de respiración aún son inmaduros. La posición le ayuda a la digestión, así que sufrirá menos cólicos ya que favorece la expulsión de gases.

 

  • Al promover el apego seguro también beneficia la lactancia materna, aumenta la producción y la demanda. Incluso hay algunos fulares que le permiten al bebé alimentarse a libre demanda. 

 

Llevar a tu bebé así también es muy cómodo pues su peso se distribuye en toda tu espalda, tienes las manos libres para poder hacer otras cosas, y para el bebé, llevarlos cerquita es una forma de asegurar su supervivencia.

 

Si vamos a portear, debemos hacerlo de la forma correcta: 

 

  • Su espalda debe estar en forma de "C" y sus piernas hacer la posición de ranita como una "M". 

  • Al principio es mejor que el bebé vaya de frente a ti y sobre tu pecho. 

  • Siempre debes dejar la cara del bebé libre y evitar que su cuello esté flexionado. 

  • Evitar tomar bebidas calientes, no subirnos al auto con el bebé en el fular y hacerlo en un lugar donde no tengamos el riesgo de caer. 

 

Fuente: 

Porteo de los bebés, Asociación Española de Pediatría, 2019.

Por Naran Xadul
Lun, 02/03/2020 - 11:32