8 maneras de ayudar a un niño altamente sensible

Consejos
Foto: IG @mamaporsorpresa
Foto: IG @mamaporsorpresa

Si tu niño: se sobreestimula fácilmente, se abruma seguido, sus reacciones emocionales son intensas, es perfeccionista, se toma las cosas personales, le es difícil decidir, le cuestan trabajo los cambios; pero también es empático, amable, imaginativo, soñador, observador, independiente, curioso y tímido … quizás es un niño altamente sensible.

 

Esos niños que lloran fácilmente, se sienten tristes después de ver a alguien más sufrir, parece que leen tu mente, expresan dudas e ideas muy profundas para su edad y les cuesta trabajo tranquilizarse después de un día divertido, son así y viven más intensamente por su sensibilidad.

 

Hay una explicación a su sensibilidad:  su sistema nervioso está más alerta a los cambios y a los estímulos, por ejemplo, a las luces, olores y sonidos. También, se encuentra más alerta a los estímulos emocionales, como a las reacciones de los demás, a sus sentimientos y pensamientos. Por esta sensibilidad, todo es más intenso, más profundo y es diferente.

 

Aunque ser y estar cerca de un niño altamente sensible trae muchos regalos y experiencias increíbles, también puede ser difícil y tiene sus retos.

 

Algunas maneras de ayudar a tu niño altamente sensible son:

 

  1. Acepta su temperamento

Cada niño es diferente y cada uno tiene otro temperamento. Le puedes ayudar a mejorar algunos aspectos, a aprender, a ser más tolerante… pero no puedes cambiar quien es.

Para que él se sienta seguro y orgulloso de él mismo, primero necesita que tú lo sientas.

 

  1. Reconoce sus características positivas

Ser un niño sensible es difícil y probablemente, él se sienta diferente a otros niños.  

Ayúdale a reconocer su increíble empatía, lo perceptivo que es, el buen conversador que es. Guíalo a que aprenda a utilizar esas características para ayudar a los demás, para ser creativo, para conectar con los demás y ver la vida de su manera tan especial.

 

  1. El valor de la rutina

Los cambios pueden ser abrumadores, por lo que la estructura y predictibilidad de una rutina le ayudarán a mantener la calma y saber qué esperar.

 

  1. Poco a poco… necesita tiempo

Su sensibilidad hace que le cueste tiempo cambiar y adaptarse a nuevas personas, situaciones y rutinas. Intenta guiarlo y explícale por qué es importante que haga ciertas cosas, que se acerque a otras personas, y recuérdale que ahí estás tú por si te necesita.  Motívalo a ir paso a paso, poco a poco, así se acostumbrará más fácil.

 

  1. Preséntale pocas opciones

También, su sensibilidad hace que tomar una decisión sea difícil. Cuando tenga que decidir, intenta ofrecerle pocas opciones para que no se abrume y sea más fácil tomar la decisión.


 

  1. Planea tiempo para él mismo e interacciones uno a uno

Tu niño sensible necesita tiempo para relajarse, para reflexionar, para estar consigo mismo. No veas esto como algo negativo, por ejemplo, después de estar en la escuela o en una reunión, es probable que esté abrumado y necesite recuperarse.

Una gran manera de empujar a un niño sensible a socializar, es a través de interacciones o juegos con un solo niño a la vez.

 

  1. Conócelo y anticipa situaciones

Una manera de aprender a tolerar y manejar los diferentes problemas que se presenten, es leyendo sus señales, hablando con él y explicándole qué es lo que puede esperar en distintas situaciones.

También, es importante que él conozca diferentes maneras para tranquilizarse y planeen estrategias que le ayuden cuando no estés con él.

 

  1. Reconocer y nombrar emociones

Intenta comprender lo que siente y ayúdalo a nombrarlo.

Una gran manera de apoyar a un niño altamente sensible, es ayudándolo a identificar las emociones que son suyas y las que son de los demás.

 

Así que recuerda: aunque no comprendas por qué tu niño se siente tan triste o abrumado, o por qué se le dificulta tanto algo que tu crees es fácil, intenta conectar con él y escucharlo, muchas veces eso es todo lo que necesita. Estar cerca a un niño sensible es un gran regalo y a pesar de los retos, él nos ayuda a ver la vida desde otra perspectiva.
 

Fuente: The Highly Sensitive Person- Elaine Aron

Sara Bromberg
Última actualización: Mar, 01/22/2019 - 06:22
Recibe los mejores consejos Para una crianza feliz