En defensa de mi hijo con carácter difícil e indomable

En defensa de mi hijo con carácter difícil e indomable

Vida de mamá
Foto: IG @native_mamma
Foto: IG @native_mamma

Constantemente siento las caras enjuiciadoras sobre mí.

Cuando vamos a cualquier lugar público, en el mercado o en el parque, puedo sentir las cejas levantándose que se asombran cuando mi hijo grita o  se tira a hacer berrinches. 

Sé lo que piensan, sé que quizás están juzgando mi poca capacidad de madre, mi falta de límites.  Créanme, siento la nube de juicios sobre nosotros.

 

Pero no saben cómo lo he intentado. He intentado siendo paciente, he intentado poniendo límites y siendo estricta. He intentado todo.  Pero este niño vino a ir contracorriente. 

 

Créanme, me gustaría que fuera igual de tranquilo, dócil y  bien portado como su hermano. Y es que a los dos los crié igual, en el mismo ambiente, con los mismo límites.  Pero mi niño indomable  vino con otro ritmo, con otras batallas que cruzar. 

 

Y cuando le pido que haga algo y él explota y patalea me sigo sintiendo mala madre.. Pero a veces respiro, veo sus enorme ojos y pienso. Él vino a hacer su propio camino, él no se somete a ninguna regla. Y En un mundo que constantemente le va a decir qué debe hacer, cómo debe hacerlo, cómo vestirse y qué debe aspirar tener para ser “feliz”, agradezco y celebro su carácter indomable, la falta de sometimiento de su temperamento me cautiva.

 

Todavía nos quedan muchos años por delante, quizás muchos años de tener que respirar profundo  y contar hasta diez y aguantar las miradas enjuiciadoras.

Pero nada, nada va a cambiar, mi amor por ese hermoso niño indomable.

Sandy Bleiberg
Última actualización: Vie, 07/27/2018 - 10:32