Todo lo que gana tu bebé al aprender a nadar

Todo lo que gana tu bebé al aprender a nadar

Vida de mamá
Instagram/lu_mulloy
Instagram/lu_mulloy

¡¿Meter a mi hijo a nadar desde bebé?! Acaso es una broma... Cuando mi hijo cumplió cinco meses de edad, mi esposo me propuso llevarlo a clases de natación. Al principio me pareció una idea muy apresurada, pero después de investigar sobre el tema, ver videos de bebés nadando sin ayuda de nadie y descubrir que yo podía estar con él durante la clase… Me entusiasmé.

 

No lo voy a negar, al principio me invadió el temor, la incertidumbre y el instinto protector; pero todas estas sensaciones se evaporaron en el momento en el que vi que mi hijo lo disfrutaba mucho y se movía como “pez en el agua”.

En ese momento recordé que había leído un estudio donde se explicaba que es conveniente que los bebés aprendan a nadar a partir de los cuatro meses de edad; por instinto saben cómo moverse, debido a que las características físicas del agua son muy parecidas al útero materno.

Además, la Norwegian University of Science and Technology (NTNU) revela que existen otras ventajas, que he comprobado en el desarrollo de mi pequeño que ahora tiene 3 años, por lo que quiero compartirlas con ustedes:


1. Ejercita su musculatura
La natación para bebés es un buen método de estimulación temprana. Ayuda a mover cada parte del cuerpo y a desarrollar la motricidad gruesa.

2. Mejora el equilibrio
A través de cantos y juegos, el niño aprenden a controlar su cuerpo, por lo que en un futuro se le hará más fácil caminar de puntillas, mantenerse en un solo pie, saltar la cuerda o atrapar objetos.

3. Incrementa su seguridad e inteligencia
Aprende a confiar en sus capacidades y lo vuelve independiente, lo que le ayuda a desarrollar su inteligencia.

4. Es más creativo
La natación le ayuda a poner atención en los detalles y los vuelve más observadores, lo cual repercute de forma positiva en su imaginación.

5. Se hace más fuerte el vínculo entre tu hijo y tú
Esta es la ventaja que me encanta, porque el amor y la confianza que existen entre mi hijo y yo es infinito. De una forma divertida le enseñé a mi hijo que nos tenemos el uno al otro y que siempre estaremos juntos en las buenas y en las malas.

Fuente:  Norwegian University of Science and Technology 

webmaster
Última actualización: Jue, 02/01/2018 - 16:49