Secretos de mamás para que sus hijos sean "bellos durmientes"

Secretos de mamás para que sus hijos sean "bellos durmientes"

Vida de mamá
Instagram/Chasingthesummerfields
Instagram/Chasingthesummerfields

¿Cuántas veces tienes que repetirle a tu hijo que es hora de dormir sin éxito? O intenta negociar la hora de ir a la cama para extender la hora del juego, aunque al otro día tenga que levantarse temprano para ir al kínder. Seguramente, es el “coco” de la mayoría de las mamás.
 
Sin embargo, existen algunos secretos que las mamás pueden poner en práctica para que los pequeños adquieran una buena rutina de sueño y se conviertan en “bellos durmientes”.

 

1. Cuidar que la recámara sea un lugar fresco y silencioso. Así sólo se concentrará en conciliar el sueño y no pondrá pretextos como tener frío o calor, o distraerse con cualquier ruido que se escuche.
 
2. Desconectarlo una hora antes de acostarlo. Lo ideal es que dejen de ver televisión o juegos que estimulen su cerebro y sus sentidos. En su lugar, lee cuentos, canta canciones de cuna o platica cómo le fue en el día.
 
3. Respetar el horario de sueño. El mejor secreto para que el niño descanse y tenga un sueño reparador que le ayude a tener un crecimiento adecuado, es dejarlo dormir y no despertarlo. Así como dormirlo siempre a la misma hora. No importa si es el cumpleaños de papá o de los abuelos.
 
4. Acostarlo temprano. Es un mito que los niños se despiertan tarde si los duermen tarde. Aunque se duerma a las 10 u 11 de la noche los viernes, no lograrás que se despierte después de las 9 de la mañana. El pequeño tiene su propio reloj interno y se seguirá despertando a la hora que acostumbra.
 
5. Evitar que se duerma en el coche. Son muy útiles las sillas de carro o las carriolas, pero cuando se duermen ahí, es más fácil que interrumpan una buena siesta al momento de moverlos y pasarlos a su cuna.
 
6. Respetar los horarios de siesta. Los niños pequeños siempre deben tener una siesta; es buena y necesaria para un óptimo desarrollo, así que evita brincarla porque ya se acerque la hora de dormir.
 
7. Nunca despertar a un bebé dormido. Aunque ya se haya pasado el tiempo necesario para la siesta, jamás lo despiertes, ya que puede ser contraproducente al generar sobresaltos y mal humor en el pequeño.
 
Otra cosa que debemos evitar para que el sueño de los pequeños sea placentero, son las historias sobre el “coco” o cualquier personaje que vendrá por ellos si no se duermen. Esto sólo crea angustia, temor e intranquilidad.
 
Al conseguir una buena higiene de sueño, los niños tendrán la energía necesaria para realizar sus actividades y crecerán sanos y fuertes.
 
Fuente: Sistema Nacional de Salud de España

webmaster
Última actualización: Jue, 02/01/2018 - 14:08