Los 100 días de oscuridad y niebla tras el nacimiento de tu bebé

Los 100 días de oscuridad y niebla tras el nacimiento de tu bebé

Vida de mamá

Mi bebé acaba de cumplir 4 meses, hemos superado los 100 primeros días de oscuridad tras tener un nuevo bebé.
 Hace tiempo leí que los primeros tres meses de tu bebé son como si una densa niebla se instalara sobre tu cabeza.
Se les conoce como los 100 días de oscuridad tras un nuevo bebé y me pareció una atinada manera de nombrar a este periodo ya que engloba todo lo que pasa en esos días:

-Engloba el cansancio extremo y los días llenos de niebla y confusión que dejaban las noches seguidas sin dormir

 mama

Foto vía: intagram/quinn.and.theo

-Engloba el dolor de pezones y el estrés de no saber si lo estaba alimentando bien, si estaba creciendo o si  a lo mejor estaba desnutrido por mi culpa..

-Engloba el desequilibrio que vivieron mis hormonas y que me hacía pasar de estados de ansiedad, tristeza, felicidad extrema y enojo en segundos

-Engloba los cambios y peleas en mi relación de pareja porque nos costó trabajo adaptarnos a la llegada de un nuevo integrante

-Engloba la indescriptible soledad que de repente sentía a las 4 de la mañana

 mama

Foto: instagram/burtsbrisplease

-Engloba el terror que se instaló en mi interior de ahora ser  la responsable de mantener con vida a este pequeñísimo y frágil ser humano

-Engloba el miedo de entender que tu vida acaba de cambiar para siempre, ya nunca será igual.

-Engloba el no poder comer tranquila y hacerlo a deshoras, no poder bañarse, ver la tele o darme un tiempo porque a veces parecía que mi bebé lloraba todo el tiempo

Porque pareciera que nuestro bebé nunca va a dejar de llorar.

Pero ahora la pregunta importante:

¿Cómo sobreviví a esos 100 días de oscuridad tras la llegada de mi bebé?

1. Definitivamente sentir a mi bebé, oler su cabecita y esas  primeras sonrisas son gasolina para el alma en esos días.
2. Numerosas tazas de café
3. Guardar  momentos para ver  series de comedia en Netflix que me hacían no olvidar el sonido de mi risa
4. Aceptar toda la ayuda que se me ofreciera inclusive hablarle a mis familiares a pedirle que me cuidaran el bebé mientras yo dormía dos horas más
5. Hablar, desahogarme  y hasta tener mini crisis nerviosas para que luego mi mamá o mi esposo me apapachen.
6. Y sobre todo entender que va a pasar. Que esto no va a ser eterno y que se hará más fácil. Mi bebé comerá, dormirá y crecerá.

Quizás no en el día 101, pero las cosas se van a hacer más fáciles, les prometo...

webmaster
Última actualización: Vie, 02/09/2018 - 16:46