La palabra "mágica" que soluciona todos los problemas de crianza. Según especialista

La palabra "mágica" que soluciona todos los problemas de crianza. Según especialista

Vida de mamá
Foto: IG @faniwish
Foto: IG @faniwish

Los padres deberían poner en práctica esta palabra para entender más a sus hijos
 
Tener una buena comunicación nos abre las puertas del mundo, nos ayuda a aprender y entender muchas cosas, pero cuando somos padres, existen algunas palabras que deberíamos poner en práctica todos los días (no sólo decirlas, sino actuarlas) para entender a nuestros hijos como: Esperar.


 
Sin duda, “Esperar” es la palabra mágica de los papás, según Magda Gerber, ya que ayuda a descubrir las habilidades de los pequeños, conocer sus horarios y a solucionar los problemas que se presenten durante la crianza.
 

Además, esta palabra nos ayuda a demostrar nuestro amor, atención y confianza a quienes más nos interesan en esta vida. Pero, ¿cómo funciona?, ¿cómo la ponemos en práctica? Muy sencillo, solo tenemos que:


 
1. Esperar el desarrollo normal de las habilidades motoras de los pequeños: aprender a ir al baño, a hablar, a caminar, a comer, etcétera. Al “esperar”, podremos ver la satisfacción en nuestros hijos cuando logran hacer algo por sí mismos y no porque los estemos obligando.
 
2. Esperar a que los pequeños terminen de decir o hacer algo. Cuando no los interrumpimos y les damos su tiempo, aprenden más y ponen mayor atención en algo.
 
3. Esperar a que resuelvan sus “conflictos” ellos solos. La resolución de problemas es muy útil para los pequeños, los preparara para disfrutar la vida y darse cuenta que ellos pueden hacer todo lo que se proponga, sólo hay que buscar la mejor forma de lograrlo. Asimismo, aprenden a afrontar la frustración.
 
4. Espera a que descubran por sí mismos las cosas. Evita explicarle o enseñarle cómo funcionan las cosas. Mejor dale tiempo a tu hijo para que él mismo experimente.
 
5. Esperar y observar lo que hace tu hijo antes de castigar o regañar. Evita sacar conclusiones apresuradas de una situación en particular.
 
6. Esperar para incluirlos en actividades diferentes a las que está acostumbrado. Los pequeños deben prepararse para disfrutar cada experiencia. Evita saturarlos, ya que en un futuro pueden perder el interés. Bien dice la frase: Todo a su tiempo.
 
7.  Esperar para comprender los motivos del llanto de tu bebé. Enséñale que tiene todo el derecho de expresar lo que le incomoda, antes de “ordenar” que no llore.
 
8. Esperar a que los niños conozcan sus sentimientos y emociones. Ningún niño nace como erudito en este tema, al contrario, los va conociendo conforme va creciendo. El papel de los padres es guiarlo para que las conozca y exprese adecuadamente.
 
9.  Espera a que expresen sus ideas. Tal vez pienses que tu idea es mejor, pero deja que tu hijo exprese lo que piense, así lo alentarás buscar la mejor alternativa para algo y estimularás su creatividad.


 
Como padres a veces nos gana la desesperación y las ganas de que nuestros hijos aprendan todo muy rápido, lo cual puede dejar huellas en su inconsciente y autoestima.
 
Como dice Magda Gerber, lo único que podemos es esperar y darle el tiempo que necesiten nuestros hijos. No hay que olvidar que cada pequeño es único y jamás se comportarán de la misma manera, así que hay que respetarlos y amarlos toda la vida.
 
Fuente: Janet Lansbury

webmaster
Última actualización: Jue, 02/01/2018 - 16:38