Esta es la única manera de ser una mala mamá...

Esta es la única manera de ser una mala mamá...

Vida de mamá

Cuantas veces no nos hacemos TODAS esta pregunta... 
Ser mamá es complicado, es deambular entre extremos. 
Entre ser demasiado protectora o demasiado laxa, 
Entre poner límites rígidos o ser amorosa y comprensiva, escuchar y seguir la pauta que marca nuestro hijo o presionarlo a intentarlo una vez más... 


Son pequeñas decisiones que tenemos que tomar todo el tiempo y a veces es más complicado de lo que nos contaron.

 mama

foto: instagram/quinn.and.theo


​Y aún así, hay que seguir siéndolo.
Ser mamá no se quita cuando cometemos un error o nuestro hijo hace un berrinche fuerte,
Ser mamá no se acaba cuando nos hablan de la escuela que nuestro hijo está pegando o que no está poniendo atención.

O cuando nos damos cuenta que nuestro hijo molesta o está siendo molestado en la escuela. Esos momentos no acaban con nuestra maternidad y tampoco la califican.
NO SOMOS MALAS MAMÁS si nos acabamos de enterar que nuestro hijo no tiene amigos o le cuesta la clase de matemáticas, tampoco si no pudimos tener un parto natural o amamantar,

NO SOMOS PEORES MAMÁS si nuestro hijo se enferma mucho o si se levanta 3 veces por noche.

La única manera de ser una mala mamá es no estar presente y consciente para nuestros hijos. 
Es escaparnos de sus problemas y dejarlos solos resolviéndolos, es si los abandonamos cuando nos voltean a ver buscando ayuda una vez tras otra, es si no estamos para escucharlos cuando lloran constantemente, o para alivianar sus miedos.

La única manera de ser malas mamás es si nos olvidamos que ellos son niños pequeños y que nos necesitan adultas, maduras y accesibles para llenarlos de amor y de atención

La única manera de ser malas mamás es si los amamos como nos es cómodo a nosotros y no como ellos lo necesitan.
Trabajemos en nosotras mismas para poder amar a su medida,
Para poder tener la madurez para entregarnos sin pedirles nada a cambio porque son niños,
Porque nosotros los trajimos al mundo y nuestra responsabilidad principal es amarlos y cuidarlos como ellos lo necesitan.

Escuchemos y observemos sus necesidades. Criemos hijos responsablemente, es lo menos que se merece este mundo.
Rindámonos en el amor por nuestro hijos, esta es la mejor manera de criarlos


Por Monica Bleiberg para Naran Xadul 

Mónica Bleiberg es psicóloga Infantil y mamá de 2 niños.
Cel. 0445523351177
Facebook: Nantli ​​ ​​

webmaster
Última actualización: Mar, 02/06/2018 - 15:14